•  |
  •  |
  • END

DON BALóN / Barcelona

Con la Eurocopa en el horizonte, la estrella portuguesa tiene todos los números para apuntarse también el FIFA World Player y el Balón de Oro. Con 23 años tiene el planeta fútbol a sus pies. Y lo mejor está por llegar.

A nivel de clubes lo ha ganado casi todo esta temporada 2007-2008. En orden cronológico, se apuntó la Community Shield (equivalente a la Supercopa de España) el pasado verano, y este año ya ha levantado dos trofeos de tremendo prestigio: Premier League y Liga de Campeones. Y aún pueden llegar muchos más: Eurocopa, Supercopa de Europa y Mundial de Clubes. Casi nada.

A nadie le sorprende el rendimiento ofrecido por este gran talento portugués, que ha ido creciendo bajo el paraguas de su entrenador Alex Ferguson. Sin embargo, sí que llama la atención su idilio con el gol al tratarse de un extremo, eso sí, con libertad de movimientos. Ya lo dice su mentor Ferguson: “Es capaz de marcar desde cualquier posición”.


Bota de Oro
Pese a no tratarse de un delantero centro, ha sumado 31 “dianas” sólo en el campeonato inglés. Esta cifra le ha otorgado la Bota de Oro, por delante de Güiza (27) y Huntelaar (33, aunque la liga holandesa tiene un coeficiente menor). Sustituye en el palmarés a Totti y se convierte en el tercer portugués que la logra tras Eusebio (67-68 y 72-73) y Fernando Gomes (82-83 y 84-85), aunque éstos se lo apuntaron con el antiguo formato, en el que no había coeficiente en función de la competitividad de cada campeonato doméstico.

A nivel individual también ha sido escogido jugador del año en Inglaterra por la Asociación de Futbolistas Profesionales de Inglaterra (PFA) y por la prensa inglesa especializada en balompié (FWA). Además, es el gran candidato para apuntarse el FIFA World Player y el Balón de Oro de 2008. Un año redondo.


Contrato de oro
Nacido el cinco de febrero de 1985 en Funchal, Isla de Madeira (Portugal), nunca ha escondido su amor por España. “He dicho un millón de veces que me gustaría jugar en España”.

Lo cierto es que sigue jugando al gato y al ratón con el tema de su mejora de contrato (le ofrecen un montante total de 127 millones de euros para los próximos cinco años). Y se mostró enigmático cuando aseguró que decidiría su futuro tras la final de Moscú. “Estoy muy contento aquí, pero veamos qué pasa después de la Liga de Campeones”.

A pesar de sus últimas conquistas ligueras, el Real Madrid carece de una verdadera figura de talla mundial. El problema es que ahora el vestuario blanco está más unido que nunca. ¿Qué pasaría si alguien se lleva todo el protagonismo? Además, desde la marcha de Beckham el club blanco ha perdido caché en sus giras mundiales. El Barça, que le sigue la pista al portugués desde hace un lustro, también suspira por la estrella del momento. Ronaldinho ya es historia y el nuevo proyecto de Guardiola necesita un líder mediático que ilusione. ¿Quién se llevará el gato al agua? Pase lo que pase, el gran beneficiado será el futbolista, que verá incrementados sus emolumentos de forma considerable.