•  |
  •  |
  • END

DON BALÓN / Barcelona

Samuel Eto’o es un grandísimo jugador. Posee una calidad tremenda para el remate y una rapidez felina para el desborde. El goleador nato que todo equipo precisa como el comer. ¿Entonces, por qué está en venta?
El camerunés lleva consigo junto con sus excelentes condiciones una bomba de relojería programada para estallar no ya en cualquier momento, sino en el peor momento. Explotó llamando mala persona a Rijkaard cuando el Barça necesitaba unión con la Liga en
juego la temporada pasada, y en la presente lanzó la amenaza de irse en el caso de que el equipo no ganase títulos.

El seguidor puede comprender y perdonar los pecados de la carne, pero no pasa los de chulería y soberbia. Eto’o nunca ha conectado con la afición. El Barcelona, a pesar de las notables características futboleras del jugador y de la dificultad de encontrar un sustituto, por nivel y por los precios del mercado, quiere vender a Eto’o.

Y prefiere desprenderse de él porque no hace piña en el vestuario, porque aseguran que mantiene envidias y celos con los compañeros, porque busca el protagonismo personal y en definitiva porque representa una fuente de problemas.

Por eso el club prefiere sacrificarlo como anticipó Don Balón, aunque sea uno de los grandes cracks actuales. Si el equipo va bien sin Eto’o nadie se acordará de él. Si la trayectoria es negativa y el camerunés triunfa en otro equipo, surgirán las voces que criticarán su venta. Fácil y oportunista postura de los mismos que ahora lamentan que no se hubiese traspasado a Ronaldinho la campaña pasada.

En el caso de Eto’o la decisión está tomada, para bien o para mal no sucederá como con el brasileño, y DB sacó a la luz su venta cuando ningún medio se lo planteaba. En el detallado informe se ofrecía los pros y los contra. La oportunidad de vender por su caché en el mercado y por el mal ambiente que crea en el vestuario. Una información a la que posteriormente todos se han sumado.

Una detallada investigación como la que se realizó en el caso del técnico Mourinho, donde levantamos el interés y el preacuerdo del Barcelona. Noticia que tuvo un efecto dominó. DB tiró la primera ficha para que se produjese su correspondiente repercusión mediática.