•  |
  •  |
  • END

Un muro de unos diez metros de largo con más de dos de alto fue derribado por las intensas lluvias del miércoles, que provocaron que el drenaje del Estadio Nacional de Fútbol, aún en construcción en los predios de la UNAN-Managua, cediera a la presión de las aguas, algo que no fue previsto en esa magnitud por los arquitectos encargados de la obra. Ahora derribarán unos 20 metros más para restaurar el muro, además de buscar cómo resolver el sistema de drenaje que amenazó con inundar la grama sintética que recién fue instalada.