•  |
  •  |
  • END

dplay@ibw.com.ni
Dinamarca hizo historia en la Eurocopa de 1992. Estaba eliminada por quedar segunda en el grupo que encabezó Yugoslavia. Repentinamente, por la agitación provocada en su territorio, con movimientos independentistas que la transformaron, Yugoslavia fue retirada del torneo y en su lugar se convocó a Dinamarca, cuyos jugadores andaban buscando donde veranear. No fue fácil reunirlos, y cuando lo hicieron, se las arreglaron para ganar la Copa derrotando a Alemania.

En 2004, todas las bolas de vidrio hicieron explosión, cuando Grecia, venciendo a la República Checa, Francia y Portugal, se coronó ruidosamente. ¡Diablos!, ¿a quién se le iba a ocurrir eso? Ni al fantasma de Pericles.

¿Qué será lo raro por verse en esta Euro-2008? Quizá que Suiza se convierta en el ombligo del espectáculo después de sorprender en la Copa Mundial con un rendimiento insospechado.

Aquel desequilibrio que existía en el fútbol del planeta ha sido drásticamente recortado, y los pronósticos actuales son tan vulnerables como un venado cojo acorralado en una cacería. Tratar de averiguar qué es cierto, es algo enloquecedor.

¿Qué puede verse entre lo borroso en el Grupo A? Que República Checa, con su flexibilidad, y la seguridad de Petr Cech, va a batallar con el Portugal de Cristiano Ronaldo, Nani, Deco y Carvalho, y debe sobrevivir sobre el peligroso Suiza y el incomodo Turquía. Un grupo abierto a las muecas del azar.

¿Y en la zona B? Uno va a lo directo sin el menor titubeo: Alemania, tres veces campeón, y Croacia, un hueso muy duro de roer. Pero se hacen advertencias sobre Polonia, que precisamente se enfrenta mañana domingo al poderoso equipo de Ballack, Klose y Podolski, lo que nos facilitará una mejor valoración sobre sus posibilidades. Austria, como local, podría conseguir alguna elevación.

Siempre hay un grupo de la muerte, y ese es el C en esta Euro. Italia y Francia, finalistas de la última Copa del Mundo y compañeros de grupo en la eliminatoria, se encontrarán con un rival siempre temible, acostumbrado a fallar en los momentos cumbres como es Holanda, pero ya ganador de este evento en 1988. El otro involucrado es Rumania, que cuenta con el sensacional Adrian Mutu y Cristian Chivu.

Finalmente, Grecia, batallando en el Grupo D, por demostrar que lo de hace cuatro años no fue casual, con esa España de Cesc, Torres y Xavi en pie de guerra, y detrás, Rusia, que no puede ser subestimada, y el siempre difícil equipo de Suecia con Ibrahimovic jefeando su artillería.

Se inicia hoy la Euro-2008 con los duelos Suiza-República Checa y Portugal-Turquía. Hagan sus cálculos, pero metan sus pronósticos en el congelador. El paralelogramo de fuerzas ha cambiado mucho en el panorama mundial, aunque el planeta sigue siendo redondo.