•  |
  •  |
  • END

El enfrentamiento entre Holanda e Italia se presentaba como el primer plato fuerte de la Euro-2008. Tulipanes y azzurros buscaban una victoria que dejase encarrilada su clasificación para cuartos en el grupo más complicado del torneo. El duelo de goleadores entre Van Nistelrooy y Luca Toni y el duelo en el centro del campo entre Sneijder y Pirlo estaban llamados a marcar la suerte de ambos combinados en su debut.

Tras un inicio de partido en el que la disciplina táctica fue la tónica dominante, Italia fue el primero en intentarlo. La falta de entendimiento entre Di Natale y Luca Toni acabó con el peligro. Esto sirvió a Holanda, algo dormida, para despertar e imprimir más rapidez y verticalidad a su juego. Los de Van Basten se hicieron con el dominio del balón frente a un rival que, una vez más, empezaba a dejar claro que no iba a variar su tan característico estilo de juego. Pero Holanda los goleó 3x0.

La renuncia al balón por parte de los de Donadoni pudo costarles caro rebasado el cuarto de hora de partido, pero la indecisión de Van Nistelrooy a la hora de ejecutar evitó el primero de Holanda. El delantero del Real Madrid tenía entre ceja y ceja el gol, y no paró hasta que lo consiguió. Un disparo de Sneijder desde la frontal acabó siendo rematado por el delantero blanco en posición legal, a pesar de las protestas italianas.

La respuesta de Italia no se hizo esperar, y sólo la providencia de Gio, sacando el esférico bajo palos, evitó el empate. La jugada de mala suerte de los transalpinos no acabó ahí. Un contragolpe de ejecución perfecta, y que serviría de ejemplo en las escuelas de fútbol, subió el segundo de los tulipanes al marcador. La visión de juego de Gio, la asistencia de Kuyt y la finalización de Sneijder sirvieron para fabricar la jugada más espectacular hasta el momento de la Eurocopa.

Un potente disparo desde la frontal del área de Di Natale, que se fue desviado, sirvió para poner el punto y final a una primera parte donde quedaron claras la efectividad holandesa y las debilidades italianas.

Italia empuja, pero no puede

Italia estaba obligada a cambiar su estilo de juego y lanzarse al ataque para evitar iniciar el torneo con una derrota que le podía poner la clasificación a cuartos muy cuesta arriba. Y así fue. Los de Donadoni comenzaron la segunda mitad obsesionados con visitar las inmediaciones de Van der Sar, conscientes del peligro de su rival en el contragolpe.

La primera embestida con peligro de Italia en la segunda mitad estuvo en las botas de Zambrotta. El defensa italiano, inédito en este tipo de jugadas, se deshizo con un elegante autopase de su par, pero su disparo buscando la escuadra no encontró portería.

El oficio del combinado italiano sirvió para transformar el partido en un encuentro de fuerza y garra y para impedir que Holanda siguiera practicando su preciosista y efectivo juego de la primera mitad. Donadoni optó entonces por encomendarse a la experiencia y el saber hacer de Del Piero. El veterano jugador de la Juventus entró en sustitución de Di Natale y no tardó en probar suerte, aunque sin éxito.

Los minutos pasaban mientras Italia se convertía en un quiero y no puedo. La buena colocación defensiva de los de Van Basten acababa una y otra vez con los intentos, cada vez más desesperados, de la selección azzurra. Toni y Grosso tuvieron el empate en sus botas a falta de quince minutos, pero la falta de acierto y Van der Sar evitaron los goles.