Jorge Eduardo Arellano
  •  |
  •  |
  • END

Innsbruck / AFP.- David Villa, autor de tres de los cuatro goles con que España ganó a Rusia por 4-1, este martes en Innsbruck, en su primer partido del grupo D de la Euro-2008, fue declarado mejor jugador del duelo y dedicó su “hat-trick” a su compañero Fernando Torres.

El asturiano, tras anotar el tercer tanto del partido y de su cuenta personal, se fue a abrazar a Fernando Torres, que estaba en el banquillo, tras haber sido sustituido por Cesc Fábregas, que anotaría el último tanto.

"Fui a abrazar a Fernando y le dediqué el tanto ya que se ha estado hablando de que no está bien o que no está acoplado al equipo, que le cuesta hacer buenos partidos con nosotros y yo no estoy de acuerdo", explicó Villa.

Para el delantero del Valencia, la actuación de Torres fue clave para que él anotara un “hat-trick”.

"En mis dos primeros goles, en un porcentaje muy alto son de Fernando. En el primero me da el pase y remato a puerta vacía, y en el segundo me abre los huecos, ha hecho un buen partido y se los he dedicado, para que estuviera contento", explicó.

Villa estaba contento por lo conseguido, pero quiso destacar que lo importante es el equipo.

"Nunca había soñado marcar tres goles en un partido de la Eurocopa. Ha salido así y por supuesto estoy contento, lleno de felicidad", indicó el asturiano.

El jugador del Valencia, máximo goleador de la competición por el momento, no piensa en llevar el trofeo de máximo anotador del torneo.

"Eso es lo de menos. No pienso en ello. Lo importante es que el equipo está en lo más alto del grupo. Siempre es mejor lo colectivo que lo individual. Por supuesto que a nivel individual también estoy contento", explicó.

En España existe la tradición de que cuando un jugador marca tres goles, el árbitro le entrega el balón para que lo guarde como recuerdo, con la firma de todos sus compañeros.

Villa, al final del partido, se lo pidió al árbitro austriaco Konrad Plautz, que no entendía muy bien la situación, aunque al final, comprendió las explicaciones y entregó el esférico a la estrella del partido.

"Se montó un poco de lío, pero al final me dio el balón", dijo un feliz David Villa, que recibió al final del partido, junto al resto de sus compañeros, la visita de los Príncipes de Asturias, Felipe y Letizia, presentes en el encuentro.