•  |
  •  |
  • END

Román “Chocolatito” González se medirá mañana a Juan “La Roca” Centeno en una pelea en segunda audición, pero que ya ha provocado pronósticos, efervescencia y ganas de subir al ring para demostrar su calidad cada uno de los oponentes.

“Luciré mejor y estoy seguro de que podré resolverlo antes de lo que lo hice la primera vez”, advirtió el retador número uno de la corona de las 105 libras de la AMB en conferencia de prensa ayer en el Casino Pharaohs Camino Real, precisamente donde se hará la cartelera.

Centeno también asegura que lucirá mejor e incluso podría ofrecer una sorpresa, distinto a la primera reyerta donde perdió por nocaut técnico en siete asaltos el 15 de diciembre de 2006.

“Aquella vez apenas pude dar el peso. No me preparé bien. El propio día de la pelea me sentí mareado y creí que me noquearía rápido, pero ya ven cuánto caminé en las condiciones que llegué. Ahora será otra pelea”, aseveró Centeno hace algunos días.

“No sé si dará una sorpresa, pero es fácil decir las cosas. Sólo invito a los aficionados a que nos acompañen al Casino Pharaohs Camino Real y vean lo que pasa en el ring”, dijo González.

“Chocolatito” luego de esta pelea podría hacer un combate más en julio, dependiendo de cómo salga ante Centeno. La otra opción sería trasladarse de una vez a Las Vegas, a un gimnasio del promotor japonés Akihito Honda.

En ese gimnasio “Chocolatito” estará bajo la tutela del entrenador estadounidense Kenny Adames, quien fue director del equipo estadounidense de boxeo en los Juegos Olímpicos, Seúl-88 y ahora tiene a su cargo al campeón del mundo súper pluma, Edwin Valero.

“Estoy en el peso (108 libras) para la pelea con Centeno y me siento fuerte, he comido normal sin hacer mucho esfuerzo. Por eso no creo que me vaya a dar problemas el peso cuando me mida al campeón Yutaka Niida en septiembre”, agregó González.

En esa misma velada estará Yáder Escobar defendiendo su título Fedecaribe ante Héctor Elizabeth, en la pelea semiestelar. El valor de las entradas será de 450 córdobas, con cupo limitado porque será en una zona bajo techo para evitar la suspensión de la cartelera.