•   Viena, Austria  |
  •  |
  •  |
  • AFP

Holanda, ya clasificado a cuartos de la Eurocopa, debería poner un once compuesto principalmente por reservas el martes ante Rumania, suscitando interrogaciones en Francia e Italia, que disputan junto a los rumanos el segundo billete que da el grupo C para la segunda ronda.

El seleccionador francés Raymond Domenech lanzó el primer dardo.

"Parece escrito que los rumanos deben ganar y clasificarse tranquilamente, pues los holandeses ya lo están. Vistas las circunstancias, hay que ser optimista para decir que los holandeses van a vencer a los rumanos", disparó el DT galo tras la derrota 4-1 ante los 'Oranje' en Berna.

Uno de los primeros en resonderle de forma directa fue el defensor rumano Cosmin Contra, quien criticó el sábado a Domenech porque "siempre hace lo mismo, dice cosas... y de hecho no sé por qué", al tiempo que su compañero Ciprian Marica calificó de "provocativa" a la frase lanzada por el francés.

Francia e Italia chocan con esperanzas en Zúrich, pero si Rumania gana, se quedará con la segunda plaza del grupo.

Con este mapa, enseguida comenzaron a circular especulaciones: Holanda pondría a los suplentes para dejarse vencer y eliminar a dos pesos pesados, el campeón mundial Italia y el subcampeón Francia.

"No sé si harán cambios, pero cuando se ven los jugadores que entraron (ante Francia), que no fueron titulares, está claro que pueden hacer la diferencia. Pero no nos tenemos que ocupar de eso, ellos ya están clasificados y mejor por ellos", dijo el francés Thierry Henry.

Por su parte, la UEFA dio un baño de claridad al indicar este sábado que "no será contrario al reglamento" que Holanda ponga reservas.

"La mayor parte de los equipos espera tener un tercer partido sin nada en juego. Eso permite hacer descansar a los jugadores y dar una oportunidad a otros", señaló un portavoz del organismo, William Gaillard.

Pero también dio el ejemplo de que eso no significa nada, pues "si recuerdo bien, en la Eurocopa-2004 la República Checa, en condiciones similares, había alineado a un equipo de reservas frente a Alemania y ganó" (2-1).

El implicado directo, Marco van Basten, quedón en el centro de la escena.

"¿Cómo lo vamos a encarar? No lo sé, aún no lo he reflexionado", dijo 'San Marco'.

Sin saber cómo salir de ese aprieto, su ex compañero del AC Milan y homólogo en Italia, Roberto Donadoni, le tiró una soga para sacarlo del pozo especulativo.

"Creo en la honestidad y la transparencia. El resto es siempre el mismo discurso y no sirve para nada", dijo el DT azzurro.

"Además, si el equipo 'reserva' juega, no quiere decir que Holanda no vaya a ganar. Al contrario, los suplentes van a querer mostar que se merecen un lugar. Y luego, (el seleccionador Marco) van Basten es una persona honesta, competente, correcta. Son tres garantías. Le tengo confianza", acotó Donadoni.

Un concepto que había ratificado unas horas antes el presidente de la Federación Italiana (FIGC), Giancarlo Abete, quien se mostró confiado el sábado sobre el desarrollo con 'fair play' de los dos últimos partidos del grupo C.

"Holanda ganó con nitidez a Italia y Francia, mientras que Rumania pasó apuros contra los franceses y todavía más con nosotros", explicó el directivo.

"Lógicamente, Holanda debe ganar. Es por ello que estamos confiados en el que hecho de que el Francia-Italia sea decisivo", dijo Giancarlo Abete en Baden.

"Espero que la tercera jornada de nuestro grupo ofrezca la prueba de que el sistema de grupos funciona todavía. En ello va su credibilidad. En caso contrario, me preguntaré si no hay que cambiar de sistema", concluyó.