•  |
  •  |
  • END

SALZBURGO/EFE

La selección rusa derrotó por 1-0 a Grecia, la actual campeona, que ya sabe que no repetirá el título, y cedió de paso, el primer puesto del grupo D a España, quien de esta forma esquiva en cuartos de final de la Eurocopa a Holanda.

El conjunto de Guus Hiddink, que en el partido del debut contra España dejó algunos buenos instantes, fue mejor que Grecia, sobre todo porque tiene mejores jugadores.

El equipo de Otto Rehhagel sorprendió en Portugal, con mucho orden y una buena dosis de suerte. Cuatro años después, no ha tenido nada de esto, y la “fórmula Rehhagel” ha caducado.

Ante Rusia el técnico alemán hizo caso de los jugadores, quienes habían calificado como “miedoso” su planteamiento del encuentro ante Suecia, y sacó un equipo más ofensivo. Dejó en el banquillo a Theofanis Gekas, quien llegó a Austria como la “estrella” del conjunto y supuestamente alineó tres puntas (Charisteas, Liberopoulos y Amanatidis).

Pero no le sirvió de mucho. Salvo la insistencia de Giorgios Karagounis y algún tímido remate de Angelos Charisteas, quien en este torneo no ha estado tocado por la fortuna como en el anterior. Grecia volvió a dar una pobre imagen.

Bastó un tremendo error de su guardameta Antonios Nikopolidis, en el minuto 33, para que Rusia se llevara tres puntos. Fue el meta griego a buscar un balón junto a la línea de fondo, sin aparente peligro, pero no la encontró. Semak, de chilena, la envió hacia el centro del área y Zyrianov se encontró con un regalo y la meta vacía.

Quedaba casi una hora de juego, pero Grecia fue incapaz de equilibrar el encuentro y se despidió del título por la puerta de atrás, sin más objetivo que dejar una buena imagen contra España, el próximo miércoles, en este estadio.