•  |
  •  |
  • END

Diario As de Madrid

Bert van Marwijk debe de sentirse el hombre más afortunado del mundo; no porque dirigió al Fortuna Sittard (1997/2000). Es que al actual entrenador del Feyennord le entregarán en menos de un mes un diamante en bruto, una joya lista a la cual sólo hay que cuidarla: reemplazará a Marco Van Basten como técnico de Holanda. ¿Presión? Noooo. Eso tiene Raymond Domenech, técnico de Francia, víctima de la contundencia naranja. O Roberto Donadoni, conductor de Italia, hace cinco días sometida por el lujo holandés. Sí, los finalistas del último Mundial fueron paseados por el mejor fútbol de la Euro. Decían que era el grupo de la muerte... Holanda lo hizo fácil y se clasificó como líder.

La sensación es que con la Naranja a este nivel no hay manera. Es fuerte desde lo colectivo, sobre todo por la explosión de sus individualidades. Ante la Azzurra fue descomunal lo de Van Bronckhorst, contra Francia fue fantástico lo de Robben, quien salió desde el banco. Metió una asistencia y un golazo, zurdazo desde un ángulo cerrado, en el 3-1; esto un instante después del descuento del irregular Henry (falló un mano a mano).

Cuando Francia apretó, al final del primer tiempo y al comienzo del segundo, fue sólido Van der Sar. Y otras figuras se potenciaron: Van der Vaart, no con tanto brillo como ante Italia; Sneijder, brillante derechazo en el 4-1: en pelota en movimiento, le dio un efecto de balón parado; Van Nistelrooy, pisada y taco de novela a Robben. Éste ahí corrió a los tiros para darle el 2-0 a Van Persie, otro que entró en el segundo tiempo.

¿Holanda tiene algún secreto? Hay un dato que es toda una definición. Dos de los tres que más corrieron contra los franceses fueron Van Bronckhorst (10.63 km.) y Van Nistelrooy (10.59 km.), justo los dos más veteranos (33 y 31 años). Sólo los superó De Jong (10.75 km.), volante del Hamburgo, de 25 años. Eso contagia. Y si encima las posibilidades creativas están a full...

El sistema táctico, 4-2-3-1, es sólido porque De Jong y Engelaar (no jugó el ST) batallan fuerte en el medio. En la recuperación apoyan los laterales y también los volantes externos. Sin descompensaciones, hay ruta libre para el lujo: desde 1980 a Francia no le metían cuatro.

Ribery, el mejor de la Bundesliga con el Bayern, casi no tuvo con quien descargar. Fue mediapunta y a su lado vio más voluntad que capacidad. ¿Qué carta astral le indicó a Domenech, que Trezeguet, goleador con la Juve, no sirve?
Van Basten, ¿en serio te vas al Ajax? Quédate...