•  |
  •  |
  • END

Thierry Henry no deja pasar la ocasión para hablar de sí mismo. Marcó el viernes un bello gol frente a Holanda y, pese a que sólo era el de la vergüenza, el delantero de Francia reivindicó ayer, ante la prensa española, su derecho a jugar solo en punta. Ésa fue su conquista en el segundo partido, cuando el seleccionador, Raymond Domenech, prescindió del joven prodigio Benzema para que Henry se sintiera a sus anchas. Aún así, Francia sucumbió ante la seductora Holanda y, como titulaba ayer L’Equipe, sólo le queda rezar para clasificarse. No depende de sí misma. Pero Henry, de 30 años, pareció satisfecho con su actuación. Y trató de justificar su pobre campaña en el Barça por el hecho de que nunca actuó solo en ataque. “Y marqué 19 goles”, presumió.

Francia e Italia, que se enfrentan el martes en Zúrich, buscan un resquicio en la siguiente fase siempre que Holanda le gane a Rumania. Pero mientras Domenech ha declarado abiertamente que no se fía del combinado de Van Basten, el seleccionador italiano, Roberto Donadoni, apuesta por la estrategia contraria: “Creo en la honestidad de Van Basten”. El caso es que a Holanda, primera de grupo, le vendría de perlas eliminar de un plumazo a dos de los rivales más duros.

Domenech, de 56 años, tiene una batalla personal con el calcio. Una aversión que circula en ambas direcciones desde la final del pasado Mundial conquistado por Italia. “Es mi pequeño derby”, dijo ayer el entrenador francés, que confía en el regreso de Vieira, ausente hasta ahora por molestias en el muslo izquierdo. Pese a sus excelentes jugadores, Francia ha ofrecido un fútbol espeso, sin dinamismo. Domenech no ha sabido ensamblar a tres generaciones distintas: la de los muy viejos, como Thuram, la de los intermedios, como Sagnol, y la de los jóvenes, como Benzema. Desconcertado, el técnico de origen catalán no sabe ya qué carta jugarse. Y ayer sugirió que, ante Italia, podría apostar por los benjamines. Es decir, Nasri y Benzema puesto que Ben Arfa se quedó sorprendentemente fuera de la lista de la Eurocopa.

Desacertado ante Rumania, Benzema lo pagó con la suplencia frente a los holandeses. Claro que los veteranos, que son el soporte defensivo, tampoco están para tirar cohetes. El portero Coupet (35 años) se tragó el tercer gol de Robben, que disparó por el palo del guardameta; el lateral derecho Sagnol (31) sufre su larga inactividad en el Bayern; y el central Thuram (36) tampoco ha disfrutado de una temporada feliz en el Barcelona. De manera que la prensa francesa le reclama a Domenech que rejuvenezca el equipo en esta línea, lo que supondría la entrada de Diarra en el lateral y de Mexes en el centro de la zaga.

El contrato de Domenech se prolonga hasta 2010, pero la eliminación francesa en esta primera fase desembocaría en su probable sustitución. Deschamps y Tigana están disponibles.