•  |
  •  |
  • END

BASILEA, Suiza / AP.-
La impresión era que cualquier equipo al que le tocara jugar ante Holanda en los cuartos de final de la Euro sería considerado un cordero de sacrificio. Pero el técnico de Rusia, Guus Hiddink, cuenta con un récord que dista mucho de eso.

“Si un equipo prueba que puede jugar gran fútbol, en absoluto debe sentir miedo sino tratar de imitarlo”, aseguró el técnico holandés, que enfrentará a la selección de su país hoy sábado en Basilea.

Holanda pasó el grupo más difícil del torneo con el ideal de nueve puntos. Le ganó 3-0 al campeón mundial Italia, 4-1 a Francia y luego con suplentes venció 2-0 Rumania.

“No quiero ver un equipo que ‘diga esto se terminó’. Quiero ver un equipo comprometido. Y si es así, yo los apoyaré hasta el final”, sostuvo Hiddink.

Su equipo empezó con una derrota 4-1 ante España. Allí apareció la mano del técnico para tocar el orgullo del plantel más joven del certamen. Públicamente, dijo que sus jugadores habían sido inocentes y que cometieron errores de principiantes.

La respuesta: triunfo 1-0 ante Grecia y luego en el partido decisivo 2-0 ante Suecia.

“Hizo un gran trabajo. Primero construyó un equipo nuevo y ahora clasificó en un grupo muy duro”, lo elogió el técnico de Holanda, Marco Van Basten.

Hiddink sabe todo de Holanda, a la que llevó a las semifinales del mundial 1998. Pero su mayor virtud es saber explotar las potencialidades de equipos de segunda línea: con Corea del Sur fue semifinalista en el mundial 2002, y a Australia la metió en los octavos de final de la siguiente Copa del Mundo, a la que clasificó por primera vez después de décadas.

Durante décadas, la mayor debilidad de Holanda fue no poder combinar belleza con éxito.

Y en lo que va de la Euro mostró mucha belleza. Algunos de los nueve goles anotados en la primera ronda son para recuadrar. Con Wesley Sneijder y Rafael van der Vaart, tiene clase garantizada en el mediocampo para lanzar relámpagos a los veloces extremos Arjen Robben y Robin van Persie. Y en el centro del ataque, el goleador Ruud van Nistelrooy.

La mejor prueba de la versatilidad holandesa está en su lista de anotadores. Ninguno de los jugadores tiene más de dos goles, lo cual dificulta aún más la marcación.

Y la defensa también se mostró sólida al conceder sólo un gol.

El único motivo de preocupación para los holandeses estos días ha sido su defensor Khalid Boulahrouz, quien perdió a su hija prematura pocos días antes del partido ante Rusia.

Pese al dolor, el futbolista dijo que quiere jugar.

Ante Holanda, Rusia espera construir su ataque alrededor del creativo Andrei Arshavin, quien reapareció en todo su esplendor ante Suecia tras perderse los dos primeros compromisos por estar suspendido. Anotó uno de los goles y contribuyó en otro.

El ganador de este partido jugará la semifinal ante España o Italia.