•  |
  •  |
  • END

dplay@ibw.com.ni
Frotamos las lámparas, cruzamos los dedos, lo deseamos tanto que funcionó.

Vicente Padilla, saltando encima de los jonrones que le conectaron el emergente Willie Harris, en el sexto, y Ronnie Belliard en el séptimo, logró su décima victoria por sólo tres reveses, imponiéndose a los Nacionales de Washington 5 por 3. El lanzallamas pinolero realizó un pitcheo de 5 hits y 5 ponches en 7 entradas, sosteniendo su efectividad en 3.74 a lo largo de 98 innings y dos tercios.

Esta vez el relevo respondió a las exigencias. Eddie Guardado en el octavo y C. J. Wilson en el noveno, cerraron puertas con autoridad.

Cada vez que lanza Vicente Padilla el país se ilumina. Es como si de pronto, los abusos de poder, los saqueos, las intrigas de tantos políticos nefastos de sobra conocidos, se metieran en el closet, para concentrarnos en el trabajo monticular de Padilla.

Siempre sufrimos viéndolo enfrentar dificultades, pero cómo brillan nuestros ojos y nos inflama el entusiasmo cuando lo vemos salir a flote y continuar su proyección en el mejor béisbol del mundo. Como ayer, contra los Nacionales de Washington, después de sentirnos abrumados por el jonrón de dos carreras de Belliard en el cierre del séptimo, borrando una ventaja de Texas por 3-1, estableciendo un empate transitorio 3-3.

Aunque después de 102 disparos Padilla no regresaría para el cierre del octavo, mientras se duchaba, los de Texas volvieron a funcionar ofensivamente con dos carreras en el inicio de ese episodio, para entregarle al bullpen una ventaja de 5 por 3, que bien cuidada como lo fue, garantizó la décima victoria del pinolero por sólo tres reveses.

¡Guau! Diez triunfos antes de media temporada. ¿Nos estamos excediendo si pensamos que puede llegar a la cifra soñada de 20, nunca alcanzada por Denis Martínez? No, no tengamos temor en cabalgar sobre esa pretensión. ¿Por qué hay que pensar en pequeño si se pueden conseguir grandes cosas? Seguramente así pensaron siempre Alejandro, César y Napoleón.

Quedan cuatro juegos por llegar a los 81, que es “el ombligo” de la temporada. Padilla estará abriendo la segunda mitad con una gran posibilidad de tres victorias en cada uno de los tres meses pendientes, agregando un inicio más en junio contra los fieros Filis de Utley, Howard y Rollins.

En estos momentos los Rangers hacen que Padilla se sienta confortable. Ayer, jonrones de Ian Kinsler y Brandon Boggs, una gran atrapada de Josh Hamilton y los hits oportunos de Catalanotto y Saltalamacchia, posibilitaron las carreras suficientes en respaldo del esfuerzo de Vicente.

Como dice Robert de Niro en Los Intocables, el béisbol es un rompecabezas y debes de juntar bien las piezas. De no ser así, no vas a ningún lado.