•  |
  •  |
  • END

Con la clasificación de España a semifinales de la Euro, tras derrotar en Viena a Italia, el torneo continental tendrá dos semifinales inesperadas, en las que se medirán Alemania y Turquía, por un lado, y el equipo de Luis Aragonés y Rusia por otro.

Con la caída de potencias como Francia, en la primera fase, y sobre todo Portugal, Holanda e Italia en cuartos, todo hace pensar en una posible final Alemania-España, teniendo en cuenta que Turquía tendrá muchas bajas en semifinales y Rusia fue goleada ya en este torneo por el equipo ibérico (4-1).

Alemania, que partía como uno de los favoritos al principio del torneo, pero que su figura de aspirante se tambaleó tras ser derrotada por Croacia (2-1) en su segundo partido del Grupo B, ha recuperado todas sus opciones tras vencer con autoridad a un gran equipo de Portugal en cuartos, por 3-2.

En su partido contra Turquía, el miércoles en Basilea, Alemania tiene muchas opciones de llegar a su sexta final de la Euro, después de haber ganado las de 1972, 1980 y 1996, y haber perdido en 1976 y 1992.

Turquía llegará muy diezmado al partido y como presa fácil para los alemanes, al disponer de sólo 12 jugadores de campo. Nueve de los 23 jugadores de la lista de Turquía están indispuestos, ya sea por lesión o por suspensión.

Los suspendidos son: el portero Volkan Demirel, por quien la Federación turca apeló su sanción de dos partidos (ya cumplió uno ante Croacia y la decisión debe caer el lunes), el defensa Emre Asik y los volantes Tuncay Sanli y Arda Turan.

Los cinco lesionados son: los defensores Emre Güngor y Servet Cetin, los volantes Emre Belözöglu y Tümer Metin, y el punta Nihat Kahveci, que ha sido baja definitiva para el resto de la Euro.

La segunda semifinal la disputarán España y Rusia, el jueves en Viena, en una repetición de la final de 1964 entre ambos equipos, cuando existía la Unión Soviética, y en la que el equipo de Luis Aragonés parte como favorito.

España, que se ha quitado la presión que tenía de nunca superar los cuartos de final, con su victoria 4-2 por penales ante Italia, parte como favorito con la tranquilidad de haber superado esa pequeña asignatura pendiente y con la referencia de la goleada (4-1) con que derrotó a Rusia en el debut.

La selección española buscará su tercera final de una Eurocopa, tras haber ganado el título en 1964 y haber sido finalista en 1984. Aparece como el único equipo invicto entre los semifinalistas de esta Euro, con cuatro triunfos ante Rusia (4-1), Suecia (2-1), Grecia (2-1) e Italia (4-2 por penales, tras 0-0 en alargue).

Teniendo en cuenta las sorpresas que ha acumulado esta Euro, todo puede pasar, y podría darse una final aún más inesperada el próximo domingo en Viena.