•  |
  •  |
  • END

Tras perder Messi, la multinacional estadounidense está dispuesta a invertir para que el ídolo portugués siga en el Manchester United… o llegue a España de la mano del Barça. Sandro Rosell es el hombre clave de la operación que podría realizarse para 2009-10, si Laporta pierde el voto de censura.

Detrás de la guerra entre el Manchester United y el Real Madrid, uno por retener a Cristiano Ronaldo y el otro por hacerse con sus servicios, se oculta una lucha que acaba de comenzar, que no está aún abiertamente declarada, pero que se está larvando en los despachos de los dos gigantes mundiales de la ropa deportiva: la norteamericana Nike y la alemana Adidas.

Una vieja disputa
La guerra entre ambas marcas viene de lejos, pero las últimas operaciones han sido espectaculares. En 2006 Adidas compró la norteamericana Reebok, con lo que colocó un pie muy firme en aquel continente, que es el mercado más importante de ropa deportiva.

Un año después, aproximadamente, Nike replicó al comprar la inglesa Umbro, con lo que reafirmó su supremacía mundial absoluta, aunque por muy poca diferencia.

Sin embargo, en fútbol Adidas es la que domina. El propósito de Nike es terminar con ese dominio para la Copa del Mundo de Sudáfrica 2010.

Ahora, sin embargo, la guerra no es por una cuota mayor de mercado, de zapatillas de atletismo o botas de fútbol en algún país o zona geográfica. En este momento se trata de salvar un icono y Nike no está dispuesto a que Cristiano Ronaldo se le marche como Messi hace dos años exactos, cuando antes del Mundial de Alemania 2006 consiguió desligarse de Nike y fichar por Adidas, tras haber entablado un procedimiento judicial para cambiar de marca.

El juez dio la razón a Adidas y en cada acto público o promocional, fuera de las instalaciones del FC Barcelona, Messi aparece con una sudadera o una camiseta con la palabra Adidas en el pecho.

¿Igual que Beckham?
Si Cristiano Ronaldo acaba firmando por el Real Madrid, la imagen del jugador quedará asociada a Adidas, que es la marca del club blanco.

Las apariciones con prendas de Nike quedarán circunscritas a los actos promocionales, a la selección portuguesa y a los anuncios callejeros o por TV de la propia marca. Cristiano Ronaldo pasaría a ser un jugador de Adidas si ficha por el Real Madrid, como ocurrió con David Beckham en 2003, cuando pasó del Manchester United al club merengue.

Según ha podido averiguar DB, la estrategia de Nike por mantener a Cristiano Ronaldo en el Manchester United, o sea, vistiendo Nike, está dando sus frutos. El club inglés denunció al Real Madrid ante la FIFA por el asedio a que ha sometido a su gran figura. Mientras, el jugador se ha concedido una tregua en este asunto y no va a abrir la boca hasta que termine la Euro.

Lo que está claro es que a él le hace gracia volver a la Península Ibérica, donde está más cerca de su tierra, Portugal, y por tanto de los suyos. Pero en España no sólo hay un equipo que colmaría sus aspiraciones, como es el Real Madrid.

También está el FC Barcelona, que puede hacer frente a las obligaciones económicas que supondrían su fichaje. Además, y eso es también importante, el Barça viste Nike y seguirá vistiendo tal marca al menos hasta 2018.

Barça y Nike, aliados
La operación de compra de Cristiano Ronaldo por parte del Barça tendría en Nike un importante aliado, ya que entre los dos podrían llegar a los 90 millones de euros.

El club acarrearía con unos 50, mientras Nike, a costa de rebajar 4 millones de euros anuales, lo que ha de pagar al Barça en los 10 próximos años, pondría el resto; o sea, 40 millones más. De esta forma el crack portugués seguiría con Nike a todos los niveles: club y selección.

Si Adidas aparece en Sudáfrica con Messi y Cristiano como abanderados, Nike habrá perdido la batalla.

Con Ramón Calderón guardando un prudencial silencio tras la denuncia del United a la FIFA, el Barça mantiene íntegras sus aspiraciones de la mano de Sandro Rosell, futuro presidenciable.

Las relaciones entre el Manchester U. y Real Madrid están bajo mínimos, y si al final ha de traspasar a su gran figura, Alex Ferguson, siempre optará por el Barça antes que por el Madrid; siquiera sea con ánimo de fastidiar a quien tantos problemas le está ocasionando.