•  |
  •  |
  • END

Julio Rocha, Presidente del CON y de la Fenifut, está de regreso. Dirigente de un deporte empequeñecido por la falta de recursos, Rocha tiene largo rato de estar preparándose. Ahora es un Master Internacional en Derecho y Gestión Deportiva, nivel que pocos han alcanzado en el área centroamericana.

Cada día que pasa, el fútbol nacional --muy limitado en recursos técnicos, humanos y materiales respecto al resto de Centroamérica, que lo tiene como su principal deporte, y realiza llamativas inversiones que incluyen contrataciones de entrenadores próximos al millón de dólares, como los casos de Francisco Maturana y Carlos Bilardo en determinados momentos-- batalla contra múltiples factores adversos.

Eso no ha hecho que Rocha, en lo personal, no aproveche los espacios que tanto en el territorio del COI como en la FIFA ha logrado fabricar pacientemente, y continúe sus proyecciones.

Llegó a ser presidente de la Uncaf, rara posición para un nicaragüense; desde hace rato es Comisario de juegos eliminatorios en esta zona y oficiales en los Juegos Olímpicos y en Copas del Mundo. Es por eso que considera que este nuevo aprendizaje le va a ser de mucha utilidad.

“Claro que todavía me falta. Estoy consciente y voy a aplicar para continuar fortaleciéndome. Mi meta es mejorar cada año”, afirma.

A la orilla de esa superación personal, ¿qué planes hay para el deporte casero?
“Hay muchas ideas, pero depende de un plan de desarrollo que cuente con apoyo gubernamental por el soporte económico que se necesita.

Lo estamos viendo con el Estadio. Sin la Alcaldía y el gobierno, hubiera sido imposible avanzar hasta donde hemos llegado en movimientos de tierra, construcción de graderías, darle forma a los vestidores, instalar la grama artificial.

El país no está en condiciones de ofrecer apoyos tan fuertes que compitan con los que se ven en los países vecinos, pero no por eso vamos a detenernos.

El deporte necesita una buena inyección. Recuerdo cuando trabajamos en el proyecto de la Costa Atlántica en los 80.

Nos esforzamos con el corazón y las uñas, pero conseguimos apoyos significativos.

La gente de las Federaciones tienen planes para el deporte y están a la disposición. Pero lo clave es ¿hasta dónde se puede hacerlos caminar?.. Y en medio de las dificultades imperantes, no podemos colocarnos en plan de exigentes, porque es como no vivir con los pies sobre la tierra”.

En estos momentos, Rocha está a cargo de la realización de Cursos de Administración Deportiva por parte de la FIFA en Honduras, Puerto Rico y Dominicana, confiando en que para el mes de septiembre la FIFA decida hacerlo en Nicaragua.