•  |
  •  |
  • END

El País

Basilea.- La Rusia de 2008 y la Corea del Sur de 2002 tienen algo en común: sus jugadores corren como alma que lleva el diablo. Llegada la gran cita, su estado de forma resulta espectacular. El holandés Guus Hiddink ha sido el entrenador de estas dos selecciones. Y en ambas recurrió al mismo preparador físico, su paisano Raymond Verheijen. Con unos resultados sorprendentes: Corea del Sur fue semifinalista en la Copa del Mundo de hace seis años y Rusia ya es semifinalista en esta Euro. Paradójicamente, Hiddink arrastra fama de indolente y de entrenar sólo con el balón de por medio.

Autor de varios libros sobre la aplicación de la preparación física al fútbol, Verheijen, que trabaja habitualmente para el Feyenoord, sometió a los futbolistas rusos a unas sesiones durísimas antes de la Euro que, al entrar en el torneo, se han convertido en suaves sesiones de mantenimiento. El que más lo agradeció fue su delantero Pavlyuchenko, que perdió cuatro kilos en diez días y ha marcado dos goles. "Antes estaba pesado. Ahora me siento como una pluma", declaró. Rusia es la selección más ligera del torneo (72.9 kilos de media por futbolista) y también la más joven (26.18 años de promedio). España es la más bajita (1.79 metros).

Rusia parte con una ventaja importante: todos sus jugadores, salvo Saenko, del Nüremberg, disputan la Liga de su país, que sólo lleva 11 jornadas desde que arrancara el 14 de marzo. Eso les ha permitido desarrollar una especie de pretemporada con mucha carga de trabajo. "Los rusos están a su máximo nivel", explica Pako Aiestaran, preparador físico del Benfica, "porque la mayor evolución de todo el año en los jugadores se produce a las siete semanas de la pretemporada. En cambio, a los que acumulan 60 partidos [la mayoría de las otras selecciones] no se les puede meter carga: su rendimiento empieza a descender y las baterías a descargarse".

"No es sólo que llevemos pocos partidos", tercia Viktor Onopko, ayudante de Hiddink, "sino que Verheijen ha llevado a cabo un plan muy bueno de preparación. Hubo otros torneos a los que llegamos también con pocos partidos y no hicimos nada". Evidentemente, no sólo es el estado físico. "Futbolísticamente, los rusos tienen de medio campo hacia adelante jugadores que eran desconocidos y que tienen una gran calidad. Arshavin es impresionante", concluye Aiestaran.