Jorge Eduardo Arellano
  •  |
  •  |
  • END

La pelota con la que Barry Bonds bateó su jonrón número 756 y rompió el récord, llegó el martes finalmente al Salón de la Fama, después de casi un año de espera.

La reliquia llegó a Cooperstown, Nueva York, luego de un día de declaraciones contradictorias entre su propietario, el diseñador de modas Marc Ecko, y el recinto de los grandes del béisbol.

“Estamos muy contentos por recibir la pelota como una donación y no como un préstamo”, dijo Brad Horn, portavoz del Salón de la Fama. “Estamos ansiosos por añadir esta pelota a nuestras colecciones permanentes”.

Un portador de la pelota subió por las escalinatas principales del Salón de la Fama y la entregó, junto con una carta de Ecko, en la que se señalaba que era una donación incondicional. Horn dijo que la pelota se exhibirá después de que el museo documente su ingreso, un proceso que suele tardar menos de un par de meses.

Bonds rompió el récord de cuadrangulares de Hank Aaron el siete de agosto. Pero la pelota, al igual que el propio récord, ha estado rodeada de controversia.

Ecko pagó 752,467 dólares por la reliquia durante una subasta realizada en septiembre en la internet. Poco después, pidió que los aficionados al béisbol votaran mediante la red para decidir qué se hacía con la pelota.