Jorge Eduardo Arellano
  •  |
  •  |
  • END

William “El Chirizo” González sufrió una herida sobre el párpado derecho durante la sesión de sparring que tuvo el martes con Moisés Castro, pero al parecer el percance no es como para impedir que siga entrenando a todo vapor en el Gimnasio “Róger Deshong”, para su pelea por título ante Joseph Agbeko, el dos de agosto en Puerto Rico.

“Pensé que me iba a crear un problema, pero fue un refilón con el guante. Ya han pasado tres días y me ha sanado bastante”, explicó González, quien lucía con algunas grapitas sobre el párpado derecho mientras se alistaba para arrancar su preparación ayer, con el entrenador Luis Mena.

El nica estuvo reconcentrado en Costa Rica bajo la supervisión de su apoderado, Efraín Vega, pero regresó a Nicaragua desde que se informó que la pelea con el monarca de las 118 libras, programada para el 12 de julio en Inglaterra, había sido cancelada.

“No había razón por qué seguir en Costa Rica, porque además no hay con quién hacer sparring. Aquí (Nicaragua) es todo lo contrario, sobra con quién pelear; me siento más en familia y por eso quiero quedarme para terminar mi preparación aquí”, agregó González.

“El Chirizo” a poco menos de un mes está pesando 122 libras, cuatro arriba del peso límite.

“Estoy consciente de que debo conseguir la mejor preparación de mi carrera para la pelea de mi vida. Tengo que ganar ese título de cualquier manera; sé que tengo con qué hacerlo y debo hacerlo por mi familia, por mí, por tener un mejor futuro”, comentó William.

También agregó que se arregló con Ramón “El Chino” Gutiérrez para que regrese a trabajar con él en la preparación para esta pelea.

“Para mí es de suma importancia estar con el entrenador que me llevó hasta esta etapa de primer retador a la corona de la FIB; se lo merece, me conoce muy bien y no creo que sería lo correcto entrenar por ejemplo con Rigoberto Garibaldi, quien no me conoce mucho”, dijo.

Negó rotundamente que sea el boxeador complicado del que tanto se comenta, que se mete a muchos problemas fuera del ring, y que haya querido terminar nuevamente el contrato que recientemente Vega compró a los representantes de Prodesa.