•  |
  •  |
  • END

WIMBLEDON, Inglaterra / AP.-
Venus y Serena Williams tendrán una agenda ocupada el sábado.

Primero se verán las caras en lados opuestos de la red en la Cancha Central, cada una tratando de ganar el título de sencillos de Wimbledon en la que será la séptima final de un Grand Slam entre las hermanas.

Luego harán pareja en la final de dobles, a donde llegaron con un triunfo en las semifinales del viernes.

“Ésta es nuestra meta”, dijo Venus. “Desde hace unos cuantos años que no lo logramos”. La última final de un Grand Slam entre las hermanas estadounidenses fue en 2003, cuando Serena derrotó a Venus por segundo año consecutivo en Wimbledon.

Venus intenta ganar su quinta corona en Wimbledon, y segunda consecutiva. Serena fue la última mujer que repitió como campeona en el All England Club.

Serena tiene ventaja de 5-1 sobre Venus en finales de Grand Slam, y 8-7 en todos sus enfrentamientos.

Cuando la preguntaron sobre la diferencia entre los partidos de campeonato con su hermana, Serena contestó: “La oponente no es más fácil, sin duda alguna. Así que será una batalla nuevamente. Siempre es así”.

Para las hermanas la situación no debe ser cómoda, sabiendo que la victoria de una es la derrota de la otra. Como dijo Isha Price, una hermana mayor de ambas: “Para mí sería difícil porque es como ‘quiero ganar, pero también quiero que ella gane’”.

Desde la final de Wimbledon en 2003, las hermanas son más cercanas que nunca, según ellas mismas y sus familiares. Venus tiene 28 años y Serena 26.

“Ahora compartimos más cosas fuera de la cancha. Definitivamente dependemos más del consejo de cada una”, indicó Venus. “Ambas conocemos nuestros papales en la relación y nos apoyamos mutuamente”.

De esa manera, afirman, la final de este año es menos rara para ellas que en otras ocasiones.

“Al principio era mucho más difícil porque eran mucho más jóvenes, y obviamente ambas querían ganar”, dijo Price. “Todavía quieren ganar, pero ahora hay un nivel de madurez que quizá no tenían antes. Creo que ahora pueden dar el máximo en la cancha”.

Y las canchas de césped del All Englan Club parecen sacar lo mejor de ambas.

En el Grand Slam anterior, el Abierto de Francia sobre canchas de arcilla, Serena y Venus fueron eliminadas en la tercera ronda.

Desde 2000, 11 de los 18 puestos de finalistas han sido ocupados por una Williams. La final de hoy sábado será la octava en los últimos nueve años en Wimbledon con al menos una de las hermanas, y ninguna ha perdido un solo set hasta ahora en 2008.

Las hermanas poseen 14 títulos de Grand Slam entre ellas, encabezadas por Serena con ocho, y también han ganado seis títulos de dobles en majors.

El sábado podrán sumar a ese total en sencillos y en dobles, donde enfrentan en la final a Lisa Raymond y Samantha Stosur.

Las hermanas avanzaron a la final de dobles al superar 6-3, 6-3 a Nathalie Dechy y Casey Dellacqua.