•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • END

El lanzador número uno del Bóer y ex seleccionado de los Juegos Panamericanos de Río de Janeiro, Luz Portobanco, falleció hoy en un fatal accidente a la altura del kilómetro 82 de la carretera de León a eso de las 2:40 de la madrugada, en la comunidad Los Ranchos.

El cuerpo todavía con vida fue encontrado por un campesino de la localidad, quien aseguró al periodista Álvaro Montalbán que aún respiraba, pero estaba inconsciente a unos cinco metros de donde estaba el vehículo Toyota Corola blanco prácticamente destruido por el impacto.

El cuerpo del jugador, que cumpliría 29 años el 15 de septiembre, será embalsamado hoy en Montes de los Olivos y será trasladado a más tardar miércoles a Miami, Estados Unidos, donde reside toda su familia

Velocidad y licor
Aunque no hay testigos del accidente, se presume que el jugador venía de León para Managua cuando perdió el control del carro, al parecer por el exceso de velocidad y estado alcohólico en qué venía según lo confirmó el médico forense que chequeó el cuerpo en el Hospital Escuela Oscar Danilo Rosales.

Todavía alcanzó a llegar una escuadrilla del Cuerpo de Bomberos de León al lugar del accidente sin embargo ya había perdido los signos vitales y lo único que hicieron fue mover el cadáver al centro asistencial donde llegaron algunos de sus compañeros de equipos en el León, Bóer y de la Selección Nacional, Sandor Guido y Henry Roa.

Según algunos testigos que llegaron al sitió del trágico accidente, aseguran que Portobanco colisionó a eso de las 2:10 de la madrugada y estaba con vida unos 25 minutos después, sin embargo las consecuencias del impacto fueron fatales. Además se encontró en el vehículo del pelotero varias latas de cerveza y un arma nueve milímetros.

El golpe que al parecer provocó su muerte fue uno que tenía en la parte posterior de la cabeza y que repercutió de forma contundente en el cerebro explicó el forense. También tenía bien deteriorados sus tobillos y le sacaron un vidrio del costado izquierdo que dejó una herida de enorme proporción.

Jugaría hoy
Portobanco estaba previsto para abrir el juego de hoy por el Bóer en el Estadio “Jackie Robinson” de Managua a la 1:30 p.m., ante los Indígenas de Matagalpa, en una serie que prometía mucha emoción porque los dos equipos están disputando la cima del Campeonato de Béisbol de Primera División.

El pítcher nació en Granada y vivió desde niño en Miami, Estados Unidos, donde logró formarse como pelotero hasta firmar con los Mets de Nueva York. Con esta organización llegó hasta Doble A, pero le dieron de baja a pesar de su enorme potencial. La madre del pelotero, Isabel Portobanco, dijo que su hijo viajaría a Miami, Estados Unidos, con ella.

Era un lanzador de una bola rápida que no pasaba desapercibida de ningún modo, con facilidad movía la bola por encima de las 90 millas, pero también esa misma agresividad que mostraba en la lomita la sacaba fuera del campo, pues muchas veces se le involucró en algunos escándalos en León cuando jugó con este equipo en la Liga Profesional.

La señora Portobanco, de visita en el país, logró viajar con su hijo ayer a Chichigalpa, precisamente donde jugó el Bóer con el equipo de Chinandega.

Portobanco tenía planes de marcharse en agosto a Japón, para jugar en la Liga Profesional de aquel país con un buen salario y no perdía las esperanzas de que lo volviera a firmar otra organización de las Grandes Ligas.

Con la colaboración del periodista Álvaro Montalbán.