•  |
  •  |
  • END

Real Estelí ratificó su condición de favorito y se consagró por sexta vez como campeón nacional de fútbol, al vencer 1-0 al Walter Ferreti por una pincelada del hondureño Elmer Mejía a los 115 minutos, cuando muchos pensaban que la final del Clausura se resolvería por la vía de los penales.

Estelí unificó los títulos de Apertura y Clausura del XXV Nacional de Fútbol “Ricardo Morales Avilés”, y es campeón nacional absoluto, ganándose el derecho de representar a Nicaragua en la Copa de Campeones de la Concacaf, contra el campeón de Canadá.

El tiempo regular (90 minutos) terminó sin goles, cuando Ricardo Vega y Samuel Wilson no pudieron dar la estocada final, mientras Denis “El Pulpo” Espinoza defendía magistralmente su portería.

A medida que transcurría el tiempo extra sin dominio claro de un equipo, y que se pensaba habría definición desde los doce pasos, Estelí se volcó sobre el área capitalina y faltando cinco minutos, obtuvo el premio buscado.

Samuel Wilson cobró un corner por la banda derecha que llegó al segundo poste y encontró desmarcado a Elmer Mejía, quien de espaldas al marco recepcionó de pecho y de media tijera tocó el balón con pierna derecha, enviándolo sobre el arquero Espinoza, quien se limitó a mirar cómo se iba al fondo de la cabaña.

Estelí cayó en un bache después de la anotación. Mejía, quien la celebró quintándose la camiseta, recibió la segunda tarjeta amarilla del encuentro y fue expulsado. Ferreti, con mayor ímpetu, salió en busca del arco rival, pero el recién ingresado Héctor Pérez perdió la cabeza y agredió al colombiano Juan Pablo Chacón, que le costó la expulsión.

Carlos Mendieta salvó su arco a los 120, cuando rechazó un disparo de Mario Gastón a balón parado bien ejecutado por encima de la barrera. Ahí se aseguró el título.

“Conozco muy bien a Gastón. Es uno de los mejores tiradores por encima de la barrera y estuve pendiente de eso. Si ha sido Salandia me lo hubiese tirado al poste derecho. Los conozco bien a todos los jugadores adversarios y eso me valió”, declaró efusivamente el meta laureado.

Estelí mantuvo la iniciativa en todo el partido, subiendo con sus laterales y complicándole la vida a los zagueros de Ferreti con sus centros al área.

Aunque no lograba encontrar el último toque, los norteños merodearon constantemente el área de la escuadra capitalina. Pusieron más fútbol en general y disfrutó de su paciencia. Estelí no estuvo cómodo, pero fue letal. Apareció en una ocasión, con un golpe de fortuna y con un hábil disparo de Mejía, que no perdonó. Burló a Espinoza y firmó el 1-0.

Estelí ganó su sexto título del fútbol nicaragüense, sumándose a los de 1991, 1999, 2003, 2004 y 2007. Ferreti sigue en sequía desde 2001, cuando superó en tanda de penales al Diriangén; un año después fue superado por Jalapa.

Después de siete años sin festejos disputaba su primera final de un torneo corto.