• |
  • |
  • END

Román “Chocolatito” González fue el mismo de siempre: llegó a la báscula y sin problemas marcó 108.5 libras, media libra menos de tolerancia para la pelea que tendrá ante Abraham Irías, el último combate antes de su compromiso con el monarca Yutaka Niida.

“Ha hablado mucho Irías y le voy a demostrar quién es el mejor boxeador. Me van a ver fuerte, rápido y cómo voy a salir a buscar esa victoria, si es posible en el primer round para evitar cualquier inconveniente”, comentó el retador número de las 105 libras de la AMB. El que sí tuvo serios inconvenientes con su peso fue Irías, que no pudo bajar de las 111.5 libras porque que su cuerpo no daba para más. Por eso prefirió pagar el 25 por ciento de su bolsa al “Chocolatito” y un mil córdobas de multa que aplica la Comisión de Boxeo Profesional para cuando un boxeador no marca el peso, en este caso 109 libras.

“Se ha repetido en mis últimas dos peleas. Mis rivales no quieren bajar más porque sienten que van a llegar muy débiles y entonces tienen miedo. Por eso pagan. Pero con más peso o no, mañana (hoy) voy lucirme con mi afición para esta última pelea, antes de medirme a Niida”, agregó González con determinación.

Otro que tuvo algunos problemas para dar el peso fue Nerys Espinoza, quien paró la báscula en 110 libras y un cuarto, pero de inmediato bajó hasta dar las 109 que necesitaba para medirse a Geovanny Rayo, quien marcó 108 libras.

El prospecto Carlos Buitrago dio 105.5 libras, mientras que su rival Ernesto Castillo se excedió marcando 103.5, sin ni siquiera quitarse la ropa que traía encima. José Elizabeth (118) y José Rizo no tuvieron inconvenientes en el pesaje, lo mismo que René Alvarado (119) y su contrincante Edwin Palacios.

La velada está programada para hoy (7:00 p.m.) en la UdeM, con 250 córdobas en el ring side y 50 en la entrada general.