Jorge Eduardo Arellano
  • |
  • |
  • END

AURILLAC, Francia / AP

El vocero del equipo Liquigas de ciclismo dijo que el español Manuel Beltrán no continuará en el Tour de Francia, luego de arrojar positivo a EPO en una prueba de dopaje.

Paolo Barbieri dijo que el resto del equipo continuará en la carrera.

Si una segunda prueba confirma el resultado, Beltrán será despedido inmediatamente, afirmó Barbieri el viernes a la AP.

También confirmó que la Policía francesa estaba revisando las habitaciones del hotel del equipo y hablando con Beltrán. El jefe de la agencia francesa antidopaje, Pierre Bordry, dijo que un control de dopaje realizado durante la carrera encontró rastros de la droga que mejora el rendimiento en el sistema del ciclista, de 37 años.

Beltrán fue notificado y tiene el derecho de solicitar que se realice una prueba a una segunda muestra, indicó Bordry a la AP.

“No sólo hay rastros de EPO, hay EPO”, dijo Bordry en una entrevista telefónica. “Ya sea mucho o poco, el EPO está prohibido”.

El Tour se ha visto afectado por escándalos de dopaje en años recientes. En 2007, uno de los favoritos, Alexandre Vinokourov, arrojó positivo a dopaje de sangre y el líder Michael Rasmussen fue expulsado a pocos días del final, por haber mentido sobre su paradero cuando faltó a una prueba antes de la competencia.

El campeón de 2006, Floyd Landis, perdió su título por un resultado positivo a testosterona sintética.

Mientras, el español Luis León Sánchez se escapó del pelotón a cuatro kilómetros de la meta y mantuvo a raya a sus perseguidores para ganar el viernes la séptima etapa del Tour de Francia.

Kim Kirchen, de Luxemburgo, defendió la camiseta amarilla de líder general, después del recorrido de 159 kilómetros desde Brioude hasta Aurillac, con dos ascensos categoría dos.

Sánchez, del equipo Caisse d’Epargne, fue parte del grupo de cuatro ciclistas que se fugó antes de un ascenso, pero que fue alcanzado al final de la carrera.

El español volvió a escaparse al final y esta vez nadie le dio presa. Sánchez cruzó la meta con seis segundos de ventaja, sobre un pelotón encabezado por el alemán Stefan Schumacher y el italiano Filippo Pozzatto. Kirchen llegó cuarto.