• |
  • |
  • END

Es un secreto a voces. El ex pelotero del Bóer y actual presidente de la Liga Juvenil montada por la Liga Profesional, Nemesio Porras, es considerado el principal candidato para asumir la presidencia de la Liga Nicaragüense de Béisbol Profesional para el período de un año.

El asunto es que ya debería estar trabajando el nuevo presidente desde el cuatro de julio, tal como lo contemplan los estatutos. Pero ante el nulo interés de los representantes del Chinandega y San Fernando en asistir a las últimas cuatro reuniones de la LNBP, la fecha de la elección para este importante cargo se ha ido postergando hasta llegar a estas instancias.

El último intento en reunir a los cuatro socios de la Liga fue el 18 de junio, y los únicos que llegaron fueron los representantes del Bóer y del León. Se supone que el Chinandega y San Fernando tienen las intenciones de continuar en la Liga Profesional, aunque no hay indicios concretos de que eso vaya a ocurrir.

“Si me ofrecen el cargo, no dudaría en aceptarlo, porque sería una nueva faceta y mejor si es para ayudar en la Liga Profesional. Pero hasta ahora no hay nada concreto, aunque no voy a negar que algunos dirigentes ya me han comentado esa intención”, dijo Porras.

Edwin Cordero continúa al frente de la Liga Profesional, en medio de una crisis que lo tiene pensando en la posibilidad de buscar al menos un equipo que sustituya al San Fernando, o incluso para los chinandeganos que han afrontado serios problemas económicos en las últimas dos temporadas, y no hay quien dé la cara por ellos por ahora.

Pero el principal problema que tienen que resolver los representantes del Bóer y León, es con quiénes reponer a los equipos San Fernando y Chinandega, sobre todo pensando en las dificultades económicas en las que se encuentra el país.

EL NUEVO DIARIO intentó comunicarse con Cordero para conocer en detalles cómo van a solucionar este tema vital para la Liga, pero fue imposible
localizarlo.

Se espera que en breve se defina cómo intentarán mantener en pie este proyecto, que ha llevado a toda costa cuatro temporadas de un béisbol diferente.