• |
  • |
  • END

Como una fiera en busca de su presa, sintiendo el olor a “muerte”, así lució Román “Chocolatito” González mientras daba cuenta de Abraham Irías en apenas dos asaltos, que parecían eternos por la cantidad de golpes de todos los ángulos y calibres que recibió, hasta que el tercer hombre del ring, Enrique Portocarrero, terminó con su angustia.

El retador número uno de las 105 libras de la AMB acabó sin piedad con el último eslabón que le esperaba antes de la pelea por título con Yutaka Niida, el 15 de septiembre en Japón.

Se trataba de una pelea de preparación para el “Chocolatito”. Era de sobra conocido, pero fue más que eso. Fue una exhibición de fortaleza y combinaciones letales, ante un rival que quiso ponerse a la altura de su verdugo, pero pagó caro tal osadía.

“Chocolatito”, desde el primer round pudo noquear con golpes a los bajos y que terminaban arriba. En varias ocasiones hicieron resentir a Irías, que con más fuerza y coraje que sentido común, sacrificó sin remedio el físico para tratar de buscar en la distancia corta un golpe de suerte, porque jamás tuvo certeza de lo que hacía.

A pesar que lo tuvo a su merced, González frenó ofensiva despiadada porque recibió la orientación de su esquina de cuidarse de un cabezazo, que podría echar por la borda una preparación, sin preocupaciones, para la pelea por el título.

Eso no fue motivo para que el castigo no continuara en el segundo asalto. Aunque también es justo decir que Irías alcanzó a meter algunos golpes en el rostro del “Chocolatito”, que no lograron estremecerlo pero quizá le levantaron la adrenalina para acabar de una vez la pelea.

En una serie de combinaciones al rostro y a los bajos, Irías recibió una derecha en corto que lo mandó a la lona. Después del conteo la pelea continuó, pero fue el martirio para Irías que fue arrinconado sin poder ripostar a las manos enfurecidas que le llovían como meteoritos.

Portocarrero paró el combate y los aficionados que se dieron cita en el Gimnasio de la UdeM, disfrutaron de un nocaut técnico del “Chocolatito”, que le dio su victoria número de su carrera, de ellas 18 por la vía rápida.

“Estoy listo para Niida. Me sentí fuerte, aunque no voy a negar que Irías también lo estaba. Pero él no dio el peso (108 para 109 libras). De cualquier manera lo vencí. Ahora me toca prepararme para la pelea de título. Vamos a entrenar una parte en el mar, pero no sé qué va a pasar después”, comentó “Chocolatito” emocionado.

En el resto de la cartelera organizada por Prodesa: Everth Briceño noqueó a Erick Aguilera en la semi estelar, lo mismo hizo Nerys Espinoza ante Giovanny Rayo. El prospecto Carlos “Chocorrón” Buitrago derrotó a su rival Ernesto Castillo.