• |
  • |
  • END

Fue hasta 1965 que un pitcher latino abrió un Juego de Estrellas. Ahí estaba el dominicano Juan Marichal, de 27 años, en ruta hacia una temporada de 22 victorias, frente a Milt Pappas de la Liga Americana, en el Estadio Metropolitano de Minnesota.

Era la época en que el “as de espadas” de los Gigantes atravesó por siete temporadas consecutivas debajo del 3.00 en efectividad, ganando 20 juegos en seis de ellas.

Hasta hoy, sólo cinco pitcheres latinos han iniciado Juegos de Estrellas, y el único que ha repetido es Marichal, tomando también la pelota en 1967 para enfrentar a Dean Chance... Los otros han sido: Luis Tiant en 1968, Valenzuela en su año de novato, 1981, Mario Soto en el 83, y Pedro Martínez, 16 años después, en 1999. En 2000, igual que ahora, no estaba disponible.

A lo largo de 18 entradas en ocho Clásicos, Marichal sólo permitió dos carreras, de las cuales una fue limpia para registrar un deslumbrante 0.50 en efectividad... El récord de más entradas lanzadas lo tiene Don Drysdale, que también entró en acción ocho veces, con 19 y un tercio.

¿Cómo impactó Marichal en cada una de sus presentaciones? Veamos:
Debutó en 1962 en Washington y fue el pitcher ganador en un duelo que se resolvió 3x1. El abridor fue Drysdale por la Liga Nacional y continuó Marichal con dos innings sin hit enfrentando a Camilo Pascual.

En el segundo Juego del 62, consecuencia de un doble error y un cañonazo de Roger Maris, Marichal permitió dos carreras, únicas en la historia de estos Clásicos... El partido lo perdió la Liga Nacional 9x4, pero el dominicano no tuvo que ver en la decisión... Él cerró un juego que inició Johnny Podres con relevos de Mahaffey, Gibson y Farrell.

En el Shea Stadium en 1964, Marichal apareció en escena en un juego que la Liga Nacional perdía 4x3, y después de un scone sin hit, se vio favorecido por una arremetida de cuatro carreras de sus compañeros y se adjudicó su segunda victoria.

En 1965, su primera apertura. Lanzó tres innings permitiendo sólo un hit, pero Maloney se hundió y malogró una ventaja de 5x0 y Koufax entró a ganar 6x5.

Regresó en el 66 con tres ceros lanzando detrás de Koufax y Bunning, durante una victoria de 2x1 de la Liga Nacional. No tuvo que ver en la decisión.

Su segundo inicio fue en 1967 contra Dean Chance, dibujando tres ceros y dejando el juego ganado 1x0. Los bateadores de la Liga Americana empataron contra Ferguson Jenkins, y aunque la Nacional ganó 2x1, el crédito fue para Drysdale.

En 1968 abrió Drysdale y siguió Marichal con dos ceros. La única carrera del juego fue posible por un roletazo de McCovey para doble play con las bases llenas en el propio primer inning.

Marichal estuvo por última vez en estos Clásicos en 1971 construyendo dos scones en medio de una derrota de la Liga Nacional 6x4.

En total, el gran dominicano ganó dos y no perdió, sólo permitió dos carreras, una limpia, en 18 entradas... Asómbrense: cedió dos bases apenas y ponchó a 12, permitiendo siete hits, es decir, menos de uno cada dos episodios. Un pitcher imbateable en estos Clásicos visto desde cualquier ángulo, en cualquier pantalla.