• |
  • |
  • END

Desde Nueva York
Como cantaría Carlos Gardel: imposible adivinar el parpadeo de las luces que a lo lejos van marcando el catálogo de rarezas que han ocurrido en Juegos de Estrellas. Y que por supuesto, seguiremos viendo sin agotar nuestro asombro.

El gran Roberto Clemente, dueño de un ojo clínico, ponchándose cuatro veces. ¡No, no puede ser!, gritó el béisbol, pero lo vimos en 1967, durante el juego que la Liga Nacional derrotó a la Americana en 15 entradas con el jonrón de Tany Pérez.


Violando las reglas
Veamos este caso y rásquense la cabeza: Billy Herman tiene el récord más increíble en los Juegos de Estrellas al aparecer dos veces en un mismo partido. En el clásico de 1934, en la tercera entrada, este Billy Herman, segunda base de los Cachorros de la Liga Nacional, fue enviado como bateador emergente por el pitcher Carl Hubell y salió del partido. En la séptima entrada del mismo encuentro, el segunda base Frank Frish, de la misma Liga Nacional, se lesionó, y el manager Bill Ferry le pidió permiso al umpire y al manager contrario, Joe Cronnin, para que Billy Herman pudiera volver a jugar. Le dijeron que sí y Herman jugó por segunda vez a pesar de que ya había salido del encuentro. Fue en contra de las reglas, pero se hizo.


Ganando sin lanzar
¿Cómo puede un pitcher ganar un juego sin retirar a un bateador?.. Sorpréndanse, eso ocurrió en 1954 en el Municipal Stadium de Cleveland. Dean Stone, casi sin darse cuenta, lo logró.

¿Fue una lotería? ¿Asunto de carta mayor? ¿Una moneda al aire? No, nada de eso. Stone, pitcher de los Senadores de Washington, entró al juego con dos outs en la apertura del octavo inning y la Liga Americana perdiendo 9x8. Con Duke Snider al bate por la Liga Nacional, Red Schoendienst arrancó de tercera base en un intento por robar el plato... Stone apresuró su movimiento y tiró al catcher Yogi Berra a tiempo para retirar a Schoendienst.

En el cierre del octavo, Stone salió por un bateador emergente, Larry Doby, que se voló la cerca durante una arremetida de tres carreras que volteó la pizarra 11x9...Es decir, que Virgil Trucks entró en el noveno a conservar esa ventaja de dos carreras heredada por Stone, quien se apuntó la victoria sin haberse enfrentado a un bateador... ¿Qué les parece?

Aquí estoy, y ¡pum!
Un jonrón en su único turno al bate en Juegos de Estrellas. Bueno, eso lo logró Max West, de los Bravos de Boston en 1940. Él conectó un jonrón de tres carreras por la Liga Nacional en el primer inning del clásico de 1940 en el Sportsman Park de San Luis, luego, tuvo que dejar el juego en el segundo inning después de estrellarse contra la pared del right field.

¿Es el único caso? No amigos, existe otro: Lee Mazilli, funcionando como emergente en el Juego de Estrellas de 1979, representando a los Mets de Nueva York, jonroneó en el octavo inning... Luego, en el noveno, recibió base con casa llena y empujó la carrera ganadora de la Liga Nacional. En su único turno oficial al bate en estos Clásicos, Mazilli tiene un jonrón como West.

Saltemos hacia Ralph Kiner, el jonronero de los Piratas, quien estuvo en Nicaragua inaugurando la temporada de 1971 junto con Sam McDowell, invitado por Carlos García. Ocurre que Kiner es el caso raro de un artillero que jonroneó en tres Juegos de Estrellas consecutivos durante 1949, 50 y 51.

¿Alguien bateando tres hits en cada uno de los dos Juegos de Estrellas realizados en el mismo año? Sí señores, Willie Mays lo logró en 1960, cuando jugaba para los Gigantes de San Francisco. El único participante en 24 Clásicos de media temporada y bateador de 660 jonrones, disparó tres hits el 11 de julio, y repitió la dosis dos días después.


Algo más
¿Recuerdan a Joe y Vince Dimaggio?... Son los únicos hermanos en la historia de las Grandes Ligas en conectar jonrones en Juegos de Estrellas. Joe, de los Yankees de New York, conectó uno para la Liga Americana en 1939, mientras Vince, representando a los Piratas de Pittsburgh, bateó el suyo por la Liga Nacional en 1943.

¿Y que les parece el caso de Don Drysdale?... Él ha sido el único pitcher en abrir dos Juegos de Estrellas en la misma temporada... Recuerden que entre 1959 y 1962, las ligas mayores realizaron dos Clásicos anuales... Drysdale, el tirador de los Dodgers de Los Ángeles, no tuvo decisión en la victoria de la Liga Nacional 5x4 en el primer juego en 1959 en el Forbes Field de Pittsburg, y más adelante, resultó perdedor en el triunfo de la Liga Americana por 5x3 durante el segundo juego efectuado en 1959 en el Memorial Coliseum de Los Ángeles.