• |
  • |
  • END

Una vez más, Matagalpa y Granada no jugaron en el “Chale Solís”, cuyo terreno no tenía las condiciones para jugar, según indica Feniba en su comunicado número 33 de ayer por la tarde, en el que por medio de la Comisión Técnica reprograma ese doble juego para hoy en Ciudad Darío o en alguno apto a partir de las 11 de la mañana.

Y allí está el dilema... ¿Jugarán?
Granada viajó ayer a Matagalpa, y nuevamente no se jugó en ese terreno, que por infortunio, constantemente es anegado por el agua de un pozo que está adjunto al local. Ante otra nueva frustración y un gasto adicional, los granadinos pretenden no asistir a esta nueva programación, amparándose en los reglamentos que indican que los días para reprogramaciones son los martes y jueves.

Extraoficialmente se conoció que los matagalpinos alistarán sus pertrechos para asistir a esa programación oficializada por Feniba para un día en que no había juego señalado, y obviamente si no llegan, los granadinos serían forfiteados, y Matagalpa se adjudicaría dos juegos que les mejoraría sus posibilidades de clasificación (17-7), mientras Granada quedaría con balance 13-11, cuatro juegos atrás, como el Bóer, que tiene 14-12.

Hubert Silva apuesta a que se cumpla el reglamento de la Liga, no viajar a Ciudad Darío y esperar el juego del sábado contra el Bóer, que si no llega a Granada, perdería por forfeit.

Pero tampoco Joseph Mendoza está dispuesto a viajar a Granada, ni jugar sin que antes granadinos y matagalpinos equilibren el número de juegos. El Bóer ha jugado 26 partidos y los mencionados tienen 22, por los cuatro juegos entre sí que no han realizado.

“No es justo que nosotros estemos agotando nuestro pitcheo y ellos sólo estén esperando para ponernos a sus mejores lanzadores, que están frescos. Que ellos también roten a sus pitcheres, para que la liga sea equitativa. Quiero ir con equidad, que se haga prevalecer el orden”, señala Joseph.

Lo que suceda hoy en Ciudad Darío nos dará una idea de lo que puede venir en la Liga de béisbol. Joseph señala que no va a ceder en su posición, y con los problemas económicos que carga Chinandega, se corre el peligro de que se acorte abruptamente la temporada regular, en un cierre bochornoso que difícilmente pueda limpiarse en la Serie Final.