• |
  • |
  • END

SAO PAULO (AP)

Brasil llevará a Beijing la delegación más numerosa de su historia, y pretensiones todavía más grandes.

Los brasileños inscribieron 275 deportistas y esperan lograr su mayor cosecha de medallas, mejorando de paso el 16to puesto en la tabla de preseas de hace cuatro años, en Atenas.

Ése fue su mejor desempeño de la historia, con cinco medallas doradas, dos de plata y tres de bronce.

“Nuestros atletas se han preparado como nunca antes”, expresó el presidente del Comité Olímpico Brasileño, Carlos Arthur Nuzman. “Esperamos mejorar y lograr nuestro mayor número de medallas, llegando a la mayor cantidad posible de finales, como reflejo del trabajo de los últimos cuatro años”.

Un fondo olímpico dio a los deportistas brasileños un apoyo financiero que nunca habían tenido.

El gobierno distribuyó más de 125 millones de dólares provenientes de loterías entre las federaciones deportivas tras los juegos de 2004, con los que se mejoraron las instalaciones deportivas, se contrataron técnicos extranjeros y se promovió la participación de los atletas en competencias en el exterior.

“En los últimos cuatro años le dimos a nuestros atletas la posibilidad de concentrarse al 100% en clasificarse y practicar para los Juegos Olímpicos”, dijo Nuzman.

Un cálculo del Comité Olímpico italiano, tomando como referencia los resultados en los campeonatos mundiales de cada disciplina entre 2004 y 2008, ubicó a Brasil en el 13er lugar de la tabla, con seis oros, tres platas y cuatro bronces.

El diario Folha, de Sao Paulo, pronosticó un 12do puesto, con siete oros, tres platas y cinco bronces.

El ministro de Deportes de Brasil, Orlando Silva, se siente tan optimista que no descarta terminar entre los diez primeros.

“Podemos estar entre las diez primeras potencias”, afirmó en declaraciones a Folha. “Serán nuestros primeros juegos olímpicos con este fondo y podemos esperar resultados”.

Los progresos de Brasil se hicieron evidentes en los Juegos Panamericanos de Río de Janeiro de 2007, en los que ganó más medallas que nunca (157, incluidas 52 de oro) y casi desplaza a Cuba (135 en total y 59 doradas). Estados Unidos revalidó su perenne primer puesto.


La delegación brasileña cuenta con Robert Scheidt, bicampeón olímpico en vela y quien va por su tercer oro, y otros tres campeones mundiales: los gimnastas Daiane dos Santos y Diego Hypolito, y el jinete Rodrigo Pessoa.

Scheidt, el abanderado de la delegación en la ceremonia inaugural, ha ganado ocho títulos mundiales en la clase Láser, pero competirá en la Star.

El voleibol podría dar varias medallas a los brasileños, campeones olímpicos y mundiales de la rama masculina, y que ganaron cuatro de los últimos cinco Grandes Premios Mundiales en la femenina.

Las parejas Juliana-Larissa y Ricardo-Emanuel son además candidatos a arrasar con las preseas doradas del voleibol de playa.

Brasil le apunta también al título en las dos ramas en fútbol. En la masculina armó un equipo en torno a Ronaldinho, con el que espera ganar el único cetro importante de balompié que nunca ha conquistado.

Otros con aspiraciones al oro son los nadadores Thiago Pereira y César Cielo, y los judokas Tiago Camilo y Joao Derly, ambos campeones mundiales.

Maurren Maggi (salto en largo), Fabiana Murer (pértiga) y Jadel Gregorio (salto triple) son candidatos al podio en atletismo, lo mismo que los maratonistas Frank Caldeira y Marilson Gomes dos Santos. Vanderlei Cordeiro de Lima, quien tuvo que conformarse con el bronce en Atenas, tras ser molestado por un espectador cuando punteaba, no se clasificó.

“Brasil es un país inmenso que puede producir muchos talentos en todos los deportes”, declaró Nuzman. “Tenemos deportistas que pueden dar sorpresas en varias disciplinas”.

“La participación de Brasil ha ido en aumento año tras año en todos los aspectos. No estamos lejos del día en que Brasil llegue a ser una potencia olímpica”, afirmó el presidente Luiz Inacio Lula da Silva.