Jorge Eduardo Arellano
  • |
  • |
  • END

Para Everth Cabrera, de los Turistas de Asheville, se ha convertido en un reto mayor no poncharse tan seguido.

Ayer, aunque bateó de 3-1, con un doble (19), un remolque (34), una base (40), también se ponchó una vez, que no parece fuera de lo normal, pero en los últimos cuatro partidos acumula siete turnos abanicados en 15 apariciones, y sólo conecta tres imparables.

El nandaimeño dejó su promedio en .290, pero es evidente que necesita hacer más contacto con la pelota, sobre todo pensando en su función como primer bate y short stop con su equipo que perdió 5x2 ante el Savannah. Además, sólo tiene dos bases robadas en diez juegos.

Quien continúa como una fiera en la loma es el rematador del Lake Elsinore, en Clase A de los Padres de San Diego, Aristides Sevilla. Lanzó el sábado el noveno inning sin carreras, con un boleto y ponchó a dos rivales, para preservar una victoria 8x1 sobre el Inland Empire.

Sevilla llegó a 14.2 innings desde que llegó a Lake Elsinore, en los que permite una carrera con nueve hits, dos boletos y 12 ponches propinados, para acumular una excelente efectividad de 0.61.

Ofilio Castro se fue de 2-0 ayer con los Senadores de Harrisburg, para dejar su promedio en .268 (70 hits en 261 turnos) mientras su equipo perdió 5x3 en extra innings frente el Altoona.

Pero es justo decir que Ofilio el sábado bateó de 4-2, con dos dobletes, una anotada y un remolque, que fue clave en el triunfo del Harrisburg 10x8 en siete episodios.

Dwight Britton también el sábado, en la Liga Rookie Appalachen, con el Pulaski, sucursal de los Marineros, bateó de 5-4, con dos empujadas y dos anotadas. Dejó su promedio en .233.