•  |
  •  |

Para el desarrollo de cualquier deporte es necesaria la inversión y promoción en el alto rendimiento. Sin éste, se pierden patrocinios, equipos, jugadores, árbitros y selecciones nacionales competitivas; y por supuesto, se pierde al público.

Recientemente, Fenibal, mediante elecciones de su asamblea general, hizo cambios dentro su Junta Directiva. Sin embargo, distintos representantes del baloncesto, encabezados por la dirigencia de la ACB y el IJD, han expresado públicamente su malestar, aduciendo nulidades en el proceso de convocatoria electoral. Esta situación ha dejado en evidencia una nueva división en el baloncesto, tan compleja como la ocurrida en la década del 90, cuando la mayor parte de los equipos y jugadores de primera división se marcharon de la Fenibal que presidió el doctor Francisco Zambrano. De esa forma se estableció la Liga del Parque, aglutinando al mejor talento de la época, y facilitando la concentración del público y una publicidad aceptable.

La nueva división es más profunda, ya que en este caso el talento se encuentra dividido, los escenarios también, la organización es tambaleante y la publicidad es casi inexistente. Por tanto, al público no le atraen las ligas con cambios constantes en el calendario, suspensiones por lluvia, forfeit, desinformación y tantas otras calamidades por las que pasa el baloncesto pinolero.

Hay que tener en cuenta que para que el doctor Zambrano fuera defenestrado, se tuvo que pasar por una lucha que duró más de diez años, con todo y que los distintos sectores del baloncesto trabajaron de forma coordinada. Entre las causas de su caída contamos: a) No disponía de estructuras organizativas. b) Perdió el alto rendimiento por completo. c) Su Junta Directiva lo abandonó (con excepción de Ramón Sirias). d) Su imagen individual se deterioró tras múltiples acusaciones. e) El CON y el IJD le retiraron su apoyo. f) Finalmente, FIBA lo desconoce, lo que significó la estocada final a su continuismo.

Hoy día, las circunstancias son distintas, la nueva Fenibal no tiene tantos ítems en contra como para perderlo todo, por ejemplo, cuenta con estructuras municipales y nacionales, además con el apoyo de FIBA y el CON. Asimismo, cuenta con buenos patrocinios, algunos equipos masculinos competitivos, y organiza el baloncesto femenino. Sin embargo, y en esto hay que estar claros, el baloncesto masculino de alto rendimiento más visible lo sigue teniendo la ACB, y eso es reconocido por los medios de comunicación y el público en general, inclusive, el gobierno respalda ampliamente a la ACB por medio del arquitecto Marlon Torres, quien también se desempeña como su comisionado.

De tal manera que la división existe, analicemos sus consecuencias:

* Ligas de alto rendimiento sin rivalidades deportivas: la alta rotación de equipos y patrocinadores genera un deporte sin tradiciones, sin pasado, lo que atenta contra la existencia de fanaticadas.

* Publicidad escasa: sin promoción no hay fanáticos, afecta la motivación en los jugadores y entrenadores, y la inversión se marcha hacia otros deportes.

* Asociaciones de árbitros divididas.

* Esquema normativo incompleto e inconsulto: las ligas de alto rendimiento, existentes, tienen bases de competencia con muchos vacíos, que además no salen del consenso entre los sectores, sino que se imponen.

* Calidad deportiva insuficiente: sin un plan de consenso y con los recursos divididos, no se puede esperar ver juegos donde destaque la técnica, y mucho menos la táctica. Actualmente, sólo es visible el talento.

* Entrenadores escasos para el alto rendimiento.

* Falta de un historial estadístico: en nuestro país éste ha sido el deporte de las leyendas, de los recortes periodísticos, y no hay ningún respaldo estadístico de la carrera de nadie.

* No hay instalaciones atractivas para el baloncesto: el Polideportivo España, construido hace más de 30 años, sigue siendo la mejor cancha, y actualmente sufre los golpes del tiempo y de la falta de inversión. Las demás canchas no reúnen los requisitos para el alto rendimiento, sea por capacidad, acceso, o seguridad.