•  |
  •  |

El short stop de los Padres, Everth Cabrera, está casi listo para jugar en la Liga Mexicana del Pacífico con el campeón de la pasada Serie del Caribe, Yaquis de Obregón, solo espera una señal de la organización de San Diego para incorporarse a mediados del próximo mes.

“Hace casi dos meses estoy rehabilitándome del hombro izquierdo. Siento todavía una pequeña molestia, normal en cualquier lesión, pero he conseguido fortaleza con la terapia que pasé en Arizona y el trabajo que he hecho acá en San Diego. Estoy listo para jugar en México, lo único que me detiene es el permiso de la organización”, dijo Cabrera a través de la línea telefónica.

“Ya hemos conversado con los Yaquis y es cuestión que me den el aprobado los Padres. Pero lo mejor es que me siento lo necesariamente consistente para comenzar lo más pronto posible a prepararme para el próximo año, y pelear un puesto con el equipo grande. Ese es un objetivo que me estimula”, agregó el pimentoso infielder.

“He hecho muchos swings como parte de la recuperación, y te digo sinceramente, estoy ansioso por volver al terreno de juego, poder tomar el ritmo que me caracteriza y demostrar que estoy en forma. Mejor no me podría sentir”, expresó el nica.

Cabrera aprovechó para pronosticar lo que cree podría pasar en la Serie Mundial, y aseguró que ve favorito a los Rangers de Texas por su bateo fuerte y su pitcheo, “pero no creo que será un dominio de Texas porque San Luis demostró en el último mes que puede hacer daño a cualquiera y si su pitcheo se para bien, los Rangers se pueden quedar sin el título”.   

“San Luis es de esos equipos que pelean desde abajo, que se acostumbran a jugar bajo presión y no hay que menospreciar su capacidad de reacción”, aseveró.