•   Madrid / EFE  |
  •  |
  •  |

El Real Madrid ha hecho una nueva demostración de fuerza para sellar su quinta victoria consecutiva en Liga y acentuar las penurias del Villarreal.

El conjunto blanco sigue a su ritmo. Ejecuta una presión asfixiante de inicio. En especial en el arranque. Ordenada, colectiva. A los diez minutos el Villarreal ya tenía ante sí una nueva losa. Dos goles en contra. Tres a la media hora.

Mourinho ha repetido equipo, a excepción del nueve. Al margen del debate, el luso reparte minutos entre sus dos puntas: Karim Benzemá y Gonzalo Higuaín. El sábado jugó el argentino. En esta ocasión ha sido la hora del francés, que ha sido, precisamente, el que primero ha encontrado puerta.

A los seis minutos, un desmarque, un control a un centro de Ángel di María y gol ante la salida de Diego López. Para entonces el Real Madrid ya había amenazado la meta visitante un par de veces. Después lo ha hecho otras dos más antes de que, en pleno vendaval, Kaká marcara el segundo.

Kaká se ha encontrado con un balón que le ha llegado de Di María. Ha pensado en centrar, pero ha mirado a puerta y, desde la frontal, disparó. Bajo y a la derecha de Diego López, que no llegó.

En plena avalancha ha sido el propio Di María el que ha marcado el tercero. Un contraataque marca de la casa. Gestado en un córner lanzado por el Villarreal. Conducido por Kaká, continuado por Marcelo y Benzemá y finalizado por el exterior argentino que ha dejado su sello en los tres goles.

El gol 100 de Ronaldo no llegó. El luso, más trabajador que acertado, se marchó de vacío. Fue el único aspecto pendiente que dejó la noche del Bernabeu.

El Levante, inesperado líder de la Liga española de Fútbol, se mantuvo en lo más alto de las posiciones con su victoria 3-2 sobre la Real Sociedad.

Levante suma 23 puntos en nueve partidos, uno más que el Madrid y dos que el campeón defensor Barcelona, que el martes superó 1-0 al Granada.