•  |
  •  |

El arribo de Erasmo Ramírez a Venezuela con los Cardenales de Lara, a pesar de sus 21 años, lo ha enfocado en crecer como pitcher, ganar más experiencia y trabajar bajo presión. Y lo que es mejor, su manager, Pedro Grifol lo califica como el mejor abridor de su equipo, después de las tres primeras aperturas que lo tienen con dos triunfos sin derrotas y 1.13 de efectividad.

Su víctima, en esta ocasión, fue la recia artillería de los Tiburones de la Guaira, a los que limitó a solo dos hits en seis episodios, luciendo el temple de todo un veterano.

“Cuando dejé embasar a jugadores mantuve la bola bajita y pude hacer que los bateadores pusieran la bola en juego y pudieran batear para doble play”, dijo Erasmo, y la mejor prueba de que lo hizo, es que los Cardenales ejecutaron cinco dobles matanzas, tres en el primer tercio de juego.

“Aunque al comienzo arranqué con boleto, no dejé que eso me sacara de concentración y seguí mi trabajo.

Esa ha sido clave para mis dos primeras aperturas. Saber regresar en el partido”, agregó el rivense que tuvo en la defensa un gran aliado. Pero también el nica mostró mucha concentración en dominar a una artillería de la que conocía lo básico.

“No conocía a los bateadores de la Guaira. Solo a Scott Van Slyke lo enfrenté en Doble A. Además a Luis Rodríguez pero jamás lo enfrenté porque jugábamos juntos en los Marineros de Seattle. Pero ahora puedo decir que son bateadores competitivos y peligrosos”, expresó.

Con estas primeras aperturas el rivense se ha ganado la confianza total de su manager, Pedro Grifol, quien destacó su buen trabajo y alabó el hecho de ser su mejor abridor en los Cardenales. “El ha ido con calma y ha hecho el trabajo. Ha dejado su talento bien sentado a pesar de su juventud”, dijo el timonel.