•   SAN LUIS  |
  •  |
  •  |

Temerosos ante la posibilidad de que la lluvia interrumpiera el partido en plena marcha, las Grandes Ligas decidieron aplazar el miércoles el sexto juego de la Serie Mundial entre los Cardenales de San Luis y los Rangers de Texas.

La decisión se tomó cuatro horas y media antes del inicio previsto en el Bush Stadium de San Luis. No llovía cuando se hizo el anuncio, pero el pronóstico del clima apuntaba a fuertes precipitaciones durante la noche. Llovió más fuerte al atardecer.

Texas, que lidera la serie 3-2, tendrá que esperar un día adicional para intentar conseguir su primer campeonato.

El partido se jugará el jueves a las 8.05 de la noche (6:05 en Nicaragua). De ser necesario un séptimo partido, se disputaría el viernes por la noche.

Los abridores del sexto duelo serán los mismos: el mexicano Jaime García por los Cardenales contra Colby Lewis de los Rangers.

“Debido al pronóstico, no había motivo para esperar más”, dijo Joe Torre, Vicepresidente Ejecutivo de Operaciones de Béisbol de las Grandes Ligas.

Torre explicó que desde el día previo había informado a los managers Tony La Russa de San Luis y Ron Washington que si el pronóstico no cambiaba, se tomaría la decisión de aplazar el juego.

En la decisión se tomó en consideración la última experiencia en que la lluvia afectó el desarrollo de la Serie Mundial, en 2008.

El quinto juego de ese clásico en Filadelfia, fue suspendido durante el sexto inning debido a un aguacero, con el duelo entre los Filis y los Rays empatado 2-2.