•  |
  •  |

Cuenta regresiva y la expectativa crece. A menos de una semana de la pelea eliminatoria AMB de las 130 libras, el nicaragüense Santos ‘El Toro’ Benavides y su adiestrador Arnulfo Obando, tienen como consigna de cara a su combate ante Bryan ‘El Tiquito’ Vásquez este 3 de noviembre en San José, Costa Rica, la destrucción total.

Esa es la idea y lo saben ambos, no se trata de ir a brindar los niveles de enseñanza en cuanto a mejorías boxísticas, porque sinceramente Benavides es un fajador, una amenaza enguantada que radica sus pretensiones en su fuerte golpeo.

“Desde que suene la campana ‘El Toro’ saldrá a tirar bombazos a Vásquez, la misión es castigar la zona abdominal y frenar su movilidad. Cuando sienta que tiene dos costillas quebradas, va a sufrir de dolor”, dijo Obando.

La pelea está pactada a 12 asaltos, suficiente recorrido para que ‘El Toro’ intente embestir a Vásquez, que tiene como principal fundamento su desplazamiento sobre el entarimado y técnica boxística.

El costarricense marcha invicto con 27 victorias, 14 de ellas por la vía del nocaut, un porcentaje que evidencia que no tiene el poder en sus nudillos para poner fuera de acción a un rival de aguante y con corazón de guerrero como lo es Benavides.

“Golpeo recio y parejo, así lo vamos a ir machacando para después exterminarlo”, advirtió Arnulfo.

El equipo de trabajo del peleador nicaragüense partirá a Costa Rica el domingo 30 de octubre y lo complementa el asistente Luis Mena. El duelo está planteado y el jueves 3 de noviembre quedará definido que pudo más, la agresividad vs técnica.