•  |
  •  |

Todos conocían su potente voz y rápidamente lo identificaban en el Estadio Nacional o en los gimnasios de boxeo, era el anunciado estelar, y una de las personalidades de nuestro deporte. Ramiro Solórzano Villalta, conocido en el deporte como “Fonguito”, falleció la madrugada de ayer, dejando un gran vacío en el ambiente beisbolero.

A sus 79 años de edad, “Fonguito”, todavía ocupaba su sitio en la cabina del anunciador en el Estadio y entre el humo de los cigarrillos que consumía dejaba escapar esa estruenda voz, esa que lo entronizó en 1955 como el anunciador oficial de los juegos de béisbol en el Estadio, -después que comenzó como anotador-, y de otras disciplinas. Y que se extendió a más de 50 años.

Casi todos sus sueños los cumplió, pero no pudo con el último. Siempre clamó que “cuando muera, quiero ser velado en el Estadio a como en los viejos tiempos: con el estadio lleno de fanáticos, con dos equipos combativos y con música de la Sonora Matancera”.

Aunque su familia quiso cumplirle esa petición porque el Estadio lo ocupa el Consejo Supremo Electoral. Su familia comprendió y lo velaron en su casa en el legendario barrio Cristo del Rosario.

“Fonguito” vivió una gran historia alrededor del deporte, de las emisoras y formó parte de muchas anécdotas de la vida de bohemio. Era fanático del Cinco Estrellas, pero no dejaba de seguir las huellas del Bóer… Ahí está grabada su voz de trueno diciendo “FUERA SECONDS, FUERA SECONDS”, en el boxeo… o sino “HOMBRE DE TURNO AL BATE”… Su voz se apagó, pero su historia queda. Hasta pronto “Fonguito”.