•  |
  •  |

En septiembre de 2009, Floyd May-weather superó sin discusión a Juan Manuel Márquez a lo largo de 12 asaltos. Obviando 21 meses fuera del ring, Floyd siguió demostrando que es un boxeador frustrante para cualquier rival, en tanto Márquez, pese al esfuerzo desplegado en todo instante, no pudo evitar soportar un fuerte castigo. Así que la decisión unánime, fue algo sencillo.

Se consideró que el atrevimiento de Márquez incursionando en el casillero Welter, que incluso había sido rebasado por Mayweather, necesitaba más rapidez, fortaleza y precisión en busca de sobrevivir. Ciertamente, el bravo azteca, no tuvo la menor posibilidad.

El próximo sábado en Las Vegas, regresando a Welter, Márquez estará frente al guerrero filipino Manny Pacquiao, a quien el mismo Mayweather parece temer.

Previamente en 2004 y en 2008, Márquez ha sido el más difícil rival que Pacquiao ha imaginado. Por encima del fallo de empate en el primer duelo, como la derrota por decisión dividida en el segundo, Márquez consiguió un justificado reconocimiento acompañado de una alta valoración.

Sin embargo, la derrota ante Floyd Mayweather en 2009, siendo casi borrrado del ring, afectó mucho la visión sobre el futuro inmediato de Márquez, y le asestó un fuerte mordisco a la intriga que podía rodear un tercer enfrentamiento con Pacquiao.

Todos vimos cómo Mayweather dejó a Márquez hecho un desastre, con el rostro hinchado. En medio del drama, le rompió la nariz y lo dejó sentado en la lona en el segundo asalto tras conectarle un potente golpe en plena quijada. “Lo derribé con un golpe que no creo que haya visto, y cuando se levantó siguió peleando”, dijo Mayweather, quien tuvo que pagarle a Márquez una multa de $600.000 por ni siquiera intentar bajar al peso arreglado de 144 libras y marcar 146 en la báscula.

“Fue una pelea muy difícil. Me sorprendió con la caída. Me lastimó en ese asalto, pero no lo volvió a hacer en ningún otro momento”, dijo Márquez al caer el telón. Sin pretender colocar a un lado el dominio ejercido por Mayweather, a ratos dio la impresión de no haber intentando pisar el acelerador a fondo y buscar como noquear a Márquez, aprovechando todas las ventajas.

¿Recuerdan las estadísticas de Compubox publicadas por ESPN después de aquel combate? Fueron aplastantes: Mayweather conectó 290 de 493 golpes (59 por ciento), superando el total de Márquez con 69 de 583 (12 por ciento). El jab de Mayweather también fue dominante, al conectar con 185 de 316 (59 por ciento) ante los 21 de 288 de Márquez (apenas el 7 por ciento).

Borrrado por Mayweather, ahora Márquez pretende impactar con un resurgimiento imprevisible contra Pacquiao en este tercer duelo. Se ve difícil, muy difícil, casi improbable.

dplay@ibw.com.ni