•   Colaboración  |
  •  |
  •  |

¡Vamos, seamos honestos! Desde que conocimos que nuestra Selección Nacional había sido ubicada junto a Bahamas, Dominica y Panamá, en un grupo donde únicamente clasificaría uno, supimos que nuestras posibilidades eran mínimas. Pero aparte de eso, nuestra Azul y Blanco acarreaba una racha negativa frente a equipos caribeños, y de Bahamas y Dominica conocíamos poco o nada.

Tras haber ganado el primer partido eliminatorio en Rosseau, Dominica, el pasado 6 de septiembre, ya había garantizado que esta sería para nuestro modesto fútbol una eliminatoria histórica, conseguimos nuestra primera victoria y, además, logramos hacerle un fenomenal partido a un gigante de nuestra región, Panamá.

Ante Dominica, y como local, Nicaragua tuvo la oportunidad de seguir haciendo historia, y no se desaprovechó. Nicaragua fue inmensamente superior a unos “pericos” que saben poco de fútbol, que apuestan únicamente a su fortaleza física y a su velocidad, pero hasta ahí.

Nuestra selección supo aprovechar su superioridad técnica, supo explotar su manejo del balón y sus toques en corto. La defensa fue lo suficientemente solvente y logró neutralizar los ataques por las bandas de Dominica. Salvador García fue lo mejor en nuestra zaga, pero Josué Quijano, Donald Parrales y Arturo Gámez se complementaron a la perfección.

La media cancha fue lo mejor que tuvimos, finalmente hemos logrado identificar a un “10”. Juan Barrera fue un mariscal, ordenó nuestro juego, distribuyó a la perfección y fue una pesadilla para los dominicos, pero en nuestro ecuador, Félix Rodríguez, “El Coquito” es de lo mejor que tenemos actualmente, su casta y carácter fortalecieron el medio campo y empieza a darle a Nicaragua identidad y personalidad.

Nuestro Talón de Aquiles sigue siendo el mismo de siempre, la definición. A pesar de la exquisita culminación de Raúl Leguías al 57’, seguimos sin tener un definidor nato y desaprovechamos una enorme cantidad de ocasiones de gol. Pero a pesar de eso, se logró marcar un gol histórico, un gol que garantiza tres puntos más para Nicaragua, y la primera victoria en suelo nica durante un partido de eliminatorias mundialistas.

Gracias muchachos, gracias por su entrega a pesar de todas las limitaciones con las que tienen que lidiar, gracias por esos seis puntos de historia, gracias por esas victorias. No logramos clasificar, pero podemos decir con orgullo que se cumplió el propósito.