•  |
  •  |

Es muy prematuro para hacer cálculos trascendentales porque la Liga Profesional de Béisbol a penas gatea. No obstante, es justo reconocer el repunte ofensivo de un artillero de 38 años como Juan Oviedo, sublíder de bateo con .486 milésimas.

Su ejecución en el pentágono ha sido meritoria de un resultado insospechado, difícilmente alguien podía considerarlo como candidato a pelear el título de los mejores bateadores, aunque sea solo en el arranque.

“Todo se lo debo a Dios que me fortalece”, asegura el pelotero que milita con los Tigres de Chinandega.

“Tengo salud y me preparé muy bien para esta temporada, así que estoy enfocado en mi trabajo”, agrega.

Oviedo ha disparado 18 metrallazos (cinco dobles) en 37 visitas oficiales al plato, anota nueve veces y empuja cuatro, una base y un ponche. Solo su compañero de equipo Moisés Flores con .514 (35-18) tiene mejor promedio.

“Disfruto lo que hago y eso sentimos todos en el equipo, por eso el rendimiento de los Tigres en esta campaña. El manager Omar Cisneros nos brinda mucha confianza a todos y hay una gran armonía en el seno del club y esa ha sido la clave”, afirma.

“Los equipos están equiparados, pero debo reconocer que la bola está bien viva y la marca del bate que se usa (Marucci), permiten más eficacia”, concluyó Juan Oviedo.