•  |
  •  |

En medio de la agitación que hacía saltar la mesa de debates de los especialistas de ESPN, el mexicano David Faitelson –en intervención que tengo grabada de la TV y pasé en Doble Play- preguntó: ¿Se puede decir que el fallo fue un robo? La agitación frenó de pronto, y sus tres compañeros respondieron –grabación también pasada- ¡No!.. “Fue una pelea cerrada que estaba para cualquiera, y se la dieron a Pacquiao porque llevó la pelea hacia adelante, aunque nosotros consideramos  que ganó Márquez”, agregó Faitelson.

Minutos después, José Ramón Fernández dijo que “un empate era aceptable”. Un momento, ceder de “robo” a empate, era una concesión muy grande, pero una vez sujetado el fanatismo, se estaba haciendo. Según la Agencia Asociated Press, la pelea fue empate 114-114.

“No se puede hablar de robo en una pelea tan difícil de juzgar”, apunta Steve Kim de MaxBoxing, la probable mejor página de boxeo en lo referente a análisis, quien vio ganar a Márquez 115-113. “Los rounds cerrados complicaron las valoraciones. Mi amigo Kevin Iole de Las Vegas Rewiew, falló empate 6-6 en rounds, y colegas de HBO por Pacquiao, 115-113, igual que yo al revés”, dijo Kim en su columna.

“Pacquiao gana, Márquez es robado”, escribe Gabriel Montoya, en tanto Glen Anglin de Boxin News titula:

“A nadie le robaron”, haciendo una larga exposición de su punto de vista después de haber vaticinado que Márquez ganaría. “Esta pelea, al igual que las anteriores, terriblemente reñida, estaba para cualquiera porque ninguno llegó a establecer un claro dominio, con Pacquiao más presionante, pero no tan efectivo como suele serlo”.

Danny Serratelli de Doughouse Box, apunta en su nota que puede ser revisada en internet: “Anoté la pelea 115-113 a favor de Pacquiao, y luego la volví a anotar en un ambiente más calmo, con más concentración. El resultado fue el mismo”. El veterano cronista Graham Houston, con varias historias sobre Alexis Argüello, escribió “Aunque a duras penas, un Pacquiao que no funcionó como acostumbra, triunfó. Él fue más activo, más insistente y aterrizó más golpes”.

Las cifras de la computadora favorecen a Pacquiao, pero como dice Martin Mulcahey, la pelea ingresa a las grandes controversias del boxeo, porque Márquez tiene el estilo apropiado para complicar a Pacquiao, así como Ken Norton a Muhammad Alí.

En mis crónicas de 2004 y 2008, recientemente publicadas en esta sección, opiné que Márquez había ganado cada pelea, pero ahora, frente a un cambio de perspectivas, vi ganar a Pacquiao. No importa estar entre la minoría. Lo esencial es tener convicción de lo que uno ve, juzga y valora.

dplay@ibw.com.ni