•  |
  •  |

En el nuevo y espectacular estadio de San José, en Costa Rica, la multitud, empapada y excitada, con sus huesos temblando, los puños apretados y los dientes rechinando, no lo podía creer, igual que nosotros frente a la pantalla de Fox. Faltaba menos de un minuto, y Costa Rica derrotaba a España, el Campeón Mundial 2-1. Por un instante, el planeta se detuvo, la ley de la gravedad dejó de funcionar, y todos los alientos se fundieron. Fue entonces que Santi Cazorla, cobrando una falta, trazó ese centro resplandeciente y preciso, que David Villa, soltándose de sus cuidadores, haciéndose más pequeño, golpeó con su cabeza. La pelota entró junto al poste izquierdo de Keylor Nava, y el marcador se empató 2-2. La reputación del Campeón, arañada, estaba a salvo.

Fue un juego amistoso. Costa Rica venía de perder con Panamá 2-0 y España con Inglaterra 1-0, pero el interés era enorme. Todos los ojos de Centroamérica estaban sobre lo que ocurría en ese pequeño rectángulo. Por tres millones de dólares y el entendimiento entre las dos Federaciones, España había aceptado presentarse en San José.

El gol de Randall Brenes al minuto 31 aprovechando una falla inusual de Casillas, perdiendo una pelota que intentó jugar hacia adelante saliendo de su cabaña, levantó bruscamente el voltaje de las tribunas, y el de Joel Campbell a los 42, una fina y potente estocada de zurda, inutilizando la estirada de Iker, agrandaron los ojos del asombrado planeta futbol. España estaba atrás 2-0 con Iniesta, Xavi, Arbeloa, Puyol, Ramos, Alonso, Villa, Casillas y Fábregas en la cancha. ¡Wow!

Pero no solo eso. Costa Rica había lucido mejor en todo: manejo, proyecciones, cierres, quites, escapes.

¿Cómo era posible? Hasta en el minuto 83, con una de esas apariciones que hace David Silva entrando al área con un riñón extra, España recortó 2-1, y antes de la reposición, la cabeza de Villa, una de las grandes figuras del Mundial.

Proeza tica, sin duda. Aunque haya sido un amistoso. Mejor las victorias sobre Escocia y Suecia en una Copa del Mundo, y más resonante la eliminación de Brasil por parte de Honduras 2-0 en una Copa América en el 2001, pero grandioso. Por un juego, Costa Rica estaba siendo mejor que el Campeón del Mundo. Pueden creerlo.

dplay@ibw.com.ni