•  |
  •  |

En medio de los seis puntos que logró la Azul y Blanco en las eliminatorias mundialistas con o sin el objetivo cumplido, se puede resaltar la labor de  algunos jugadores que fueron claves en la misión bajo el mando de Enrique Llena. Y no hay duda que Juan Barrera debe estar en esa lista pues sigue dejando sentada su calidad con la Nacional, al igual que lo hizo en Panamá con el Tauro y al parecer lo seguirá haciendo allá o en cualquier otra liga.

Barrera, consciente que se hizo un gran juego ante Panamá en Nicaragua aunque luego se derrumbaron de visita, explica que la causa de semejante derrumbe fue el poco orden que persiste en la Selección Nacional.

“Hemos cambiado la mentalidad, ya no miramos inalcanzable a los rivales como antes, pero nos sigue faltando orden. Así ocurrió con los panameños allá, nos faltó mucho orden de la defensa a la media y esa fue y sigue siendo la diferencia entre los demás equipos y nosotros”, comenta Barrera, quien se quedó en Nicaragua después que eliminaran al Tauro en la liga canalera.

“Fue increíble cómo nos desordenamos y jamás reaccionamos. También influyó a algunos jugadores la agresión de Luis Tejada antes del partido. Los desenfocó, hicieron cosas que no la hacen con sus equipos y si ese era el propósito de Tejada, de sacarnos de concentración, lo logró”, agrega.

Juan además demostró en Panamá, con Tauro, que su rendimiento sigue en ascenso, pues en la liga panameña y Concachampions, mantuvo su nivel de juego, convirtiéndose en el referente del club. “Siento que crecí mucho como jugador, sobre todo a jugar rápido como lo exige el futbol de Panamá pero también creo que todavía debo mejorar en soltar más rápido el balón aunque lo hago mejor, y además trabajar en el orden”.