•  |
  •  |

Lanzando en la Liga Venezolana, Erasmo Ramírez tenía en mente registrar números que pesaran a la hora de las valoraciones que hagan los Marineros Seattle sobre su futuro inmediato, y “creo que  lo logré, pero lo más importante es que los hice agregando confianza a mi repertorio, porque aunque al principio me presioné, al final lancé como quise sin importar el bateador y el equipo que tenía en frente”.

El nica hizo seis aperturas con los Cardenales de Lara y terminó con balance de
2-1 pero más que sus palabras, sus números hablan. Apenas una base otorgada en
más de 30 entradas, efectividad de 1.48 con cinco limpias, 24 hits, un jonrón, dos dobles, mientras ponchó a 20, dejan una huella clara de su capacidad en una liga que él valora como Triple A. Con su rápida evolución,  Erasmo se está acercando a las mayores.

“Te encontrás muchos exgrandes ligas y también activos. Me sentí más fuerte en cada salida, mejoré el dominio con el slider que no lo estaba usando mucho en la segunda parte de la temporada en las menores, y la experiencia que se vive en estos estadios es muy fuerte y útil. Lo mejor fue que no solo lancé muchos strikes como en las menores, sino que tuve más control. Sinceramente puse la bola donde quería”, agregó.

Ramírez, que sin duda podría ser invitado al Spring Training con los Marineros, se encuentra en la Academia de esta organización en Venezuela para trabajar en la mecánica y dominio de sus pitcheos. “Mi manager me dijo que siguiera así y que pronto tendría noticias de mi futuro para la próxima campaña en las menores, porque recuerden que también trabaja con Seattle”, expresó el rivense.   

Erasmo estará en esa academia hasta el cinco de diciembre y después regresará al país,

“pero voy a llegar a entrenar como siempre y a estar listo para la misión que me encomienden en la organización, donde sea”.