•  |
  •  |

Fue en 1992, la última vez que un pitcher obtuvo la distinción como Más Valioso. Ocurrió en la Liga Americana y le correspondió al relevista de Oakland, Dennis Eckersley, salvador de 51 juegos y ganador de 7 con 1.91 en carreras limpias, rivalizando con Barry Bonds el ganador en la Liga Nacional.

Las valoraciones en la época moderna, colocan a los pítcheres en desventaja al atravesar por las comparaciones con la utilidad de los bateadores, que ven acción día a día, y su incidencia es mayor. Sin embargo, el reciente ganador del Cy Young en la Liga Americana, el derecho de los Tigres Justin Verlander, quien consiguió 24 victorias con 2.40 en efectividad y 250 ponches, adueñándose de la Triple Corona, podría ser hoy el Más Valioso de ese circuito, por encima de agitados artilleros como su compañero Miguel Cabrera, el incansablemente ruidoso José Bautista de Toronto, el volátil y productivo yanqui Curtis Granderson, el super-útil Jacoby Ellsbury de Boston, y otro yanqui en permanente ebullición como es Robinson Cano.

Con su triple corona, Verlander no tuvo retadores en la lucha por el Cy Young, pero para ser Más Valioso las consideraciones varían. Cierto, con 15 juegos de ventaja sobre Cleveland, los Tigres lograron la mayor amplitud en las seis divisiones, pero Verlander, con una cifra hoy fuera de serie, de 24 victorias, estuvo a cargo de evitar que malos momentos se alargaran. Solo perdió 4 veces y funcionó eficazmente como factor de seguridad. Cabrera, Campeón Bate de la Liga con 344 puntos, casi 200 hits, 30 jonrones y 105 remolques, no fue más importante que Verlander para el equipo.

José Bautista, superado por Josh Hamilton en el 2010, disparó 43 jonrones, impulsó 103 y anotó 105, pero Toronto, cuarto en el Este de la Americana, a 16 juegos, le quita brillantez a esas estadísticas, lo que ocurre con Ellsbury, el pelotero de Boston envuelto en llamas fildeando, bateando y corriendo, capaz de 39 robos, 321 puntos, 32 vuelacercas, 105 empujadas y 119 anotadas, fuera de la postemporada atrapado por un colapso del equipo pocas veces visto.

Curtis Granderson fue emocionante y destructivo toda la campaña. Su reducido porcentaje de bateo de 262 puntos, no incomoda frente a su liderato de 119 impulsadas, el sub en jonrones con 41, otro liderato en anotadas con 136, y su aporte tanto en las bases como en los jardines, para unos Yanquis que ganaron 97 veces. Claro que entusiasma votar por Granderson sin perder de vista a Robinson Cano, el bateador de los momentos importantes, sub empujador con 118, una menos que Granderson, jugando una segunda base resplandeciente.

La pregunta es: ¿Será capaz Verlander de convertirse en el primer abridor desde Roger Clemens en 1986, también con 24 victorias, en ganar el Más Valioso? En unas horas lo sabremos.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus