•   El País  |
  •  |
  •  |

Ya solo parece cosa de dos, los dos de Manchester, el City y el United, puesto que el Chelsea se aleja cada día un poco más de la carrera por el título. El paso del Liverpool por Stamford, una discreta presencia propulsada por Charlie Adam, cavó la tumba del conjunto de un Mata poco participativo y de un Torres que solo jugó los últimos minutos frente a su ex equipo. Tantos años siendo refractario a la pelota, el Chelsea no consigue cambiar de filosofía, de la noche a la mañana, como pretende su entrenador, el portugués André Villas-Boas.

Un Liverpool sin alardes, capitaneado por Pepe Reina, apenas hurgó las debilidades defensivas de los anfitriones y en su notable falta de creatividad. Un par de ataques demoledores le bastaron al conjunto de Dalglish para asaltar Standford Bridge con una victoria 2-1.

La pareja Mikel-Ramires en el mediocentro no era una invitación al cambio, precisamente. Su pobre aportación en la primera parte se concretó en una pérdida de balón del nigeriano que propició el gol del Liverpool. Charlie Adam fue a presionar arriba, achuchó a Mikel por detrás y le robó la cartera. Entregó el balón a Bellamy y entre este y Luis Suárez montaron una triangulación vertiginosa culminada con el remate a gol de Maxi Rodríguez. El Liverpool, a la contra, aprovechaba el descalabro de una defensa, la blue, llena de grietas, lastrada por dos centrales fuera de forma: David Luiz y John Terry.

Pese a la flojísima actuación de Drogba, Villas-Boas no lo suplió por Torres hasta el minuto 83. Debe de verlo muy mal al atacante español para darle tan poco carrete el día que se enfrentaba a su ex equipo. Coincidiendo, además, con el estirón final del Liverpool, coronado por un excelente pase largo de Charlie Adam, desde el centro del campo, hacia el extremo derecho. Apareció por allí el lateral derecho Johnson, quebró hacia dentro, en diagonal, la pelota pasó por debajo de las piernas de Asley Cole, siguió el zaguero de los reds y, ya en el punto de penalti, colocó con la izquierda junto al palo. Charlie Adam se convirtió así en el hombre del partido, partícipe en el arranque del primero y del segundo gol.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus