•   México HOUSTON, Texas.  |
  •  |
  •  |

Julio César Chávez Carrasco convirtió en un volcán la Reliant Arena, al noquear técnicamente en el quinto episodio, al minuto con 52 segundos, al retador estadounidense Peter Manfredo, en un combate que el réferi Lawrence Cole detuvo cuando el aspirante recibía un castigo inclemente. De esta manera el mexicano retuvo el campeonato medio del Consejo Mundial de Boxeo (WBC), ante un lleno, en su inmensa mayoría mexicanos.

Fue un final de pelea escalofriante. Manfredo, un peleador valiente y decidido, nunca cesó de atacar, y cuando recibía y conectaba derechazos con el campeón, de repente Julio le asestó un durísimo gancho de derecha a la mandíbula. El peleador de Providence acusó el golpe, y con las piernas flojas retrocedió buscando el refugio de las sogas. Chávez vislumbró que su rival estaba herido de muerte, y ya no lo dejó escapar. En las cuerdas lo golpeó furiosamente, y le desembarcó alrededor de unos 30 golpes en forma de ganchos a dos manos, mientras muchas gargantas le pedían al árbitro texano que detuviera la golpiza, para evitar una tragedia. Cole por fin se interpuso entre ambos, y decretó la sensacional victoria del monarca azteca.

Manfredo demostró que es un boxeador que aguanta, pero el campeón también evidenció lo mismo, porque Peter logró asestar tremendos derechazos, que hubieran derribado a otro rival. Chávez mostró que su mandíbula es granítica, al soportar esos ganchos de Manfredo, principalmente en el tercero y cuarto rounds.

Chávez junior mostró que posee el instinto asesino de su padre. Intuyó que su presa estaba herida y no la dejó ir, ante la algarabía de miles de compatriotas de ambos lados de la frontera. En los primeros cuatro episodios hubo pasajes de mucha emoción, cuando los dos contendientes se sacudieron con duros ganchos. Fue la primera defensa de julio, que puso su marca en 44-0, 31 nocauts y un empate. El ítalo-americano Manfredo ancló en 37-7 y 20 KOs.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus