•  |
  •  |

dplay@ibw.com.ni

 

¿Estará Justin Verlander pidiéndole todavía inspiración a su prodigioso brazo derecho? El pitcher de 28 años, brillante ganador de 24 juegos por sólo 4 reveses, agregó a la conquista del Premio Cy Young, la de Más Valioso en la Liga Americana, superando al polifuncional Jacoby Ellsbury de los Medias Rojas, y un grupo de mata-pitcheres integrado por José Bautista, Miguel Cabrera, Curtis Granderson, Robinson Canó y Adrián González. ¡Diablos!

 

Para saltar encima de todos ellos, era necesario ser una aproximación de Edwin Moses, y Verlander lo logró, convirtiéndose en el primer abridor desde el fenomenal Roger Clemens en 1986, que atrapa esa distinción, ahora reservada para jugadores de todos los días. El último pitcher en alcanzar ese reconocimiento, fue el relevista de Oakland Denis Eckersley, un salvador de 51 juegos, en 1992, hace 19 años, cuando Verlander andaba con pantalones cortos y Steve Jobs no había pensado en el iPad.

 

En 1968, ocurrió algo posiblemente irrepetible: dos pítcheres ganadores del Cy Young en cada liga, el ganador de 31 juegos Denny McLain de los Tigres, y Bob Gibson de los Cardenales, con el insólito 1.12 en efectividad inyectando 22 triunfos, se adueñaron de los títulos Más Valioso. Pobre Sandy Koufax, quien en 1966, pese a su impactante triple corona (27 victorias, 317 ponches y 1.73 en carreras limpias), trabajando para los Dodgers campeones de la Liga Nacional sin ningún bateador de 25 jonrones, ni impulsador de 75 carreras, y sólo un trescientista, fue derrotado por Roberto Clemente, quien registró .317 puntos con 29 vuelacercas y 119 remolques, sin ningún liderato, para unos Piratas de tercer lugar. ¿Se imaginan eso?

 

Verlander, quien durante éste resplandeciente 2011 frustró rápidamente a los que retaban su control y poderío, incluyendo un juego sin hit ni carrera contra Toronto el 7 de mayo,  recibió 13 votos de primer lugar en las 28 boletas, seguido de Bautista con 5, pero fue Ellsbury con sus 242 puntos, quien ejerció mayor presión sobre los 280 obtenidos por el “as de espadas” de los rugidores.

 

En 1999, Pedro Martínez fue líder en votos de primer lugar con 8, pero como no apareció en dos boletas por ser un pitcher, así que Iván Rodríguez consiguió más puntos y fue Más Valioso; previamente en 1969, Tom Seaver y Willie McCovey recibieron 11 votos de primer lugar, sin embargo, Seaver fue dejado fuera en dos tarjetas, y quedó atrás en puntos.

 

Chequeen esto: Verlander no fue incluido en una boleta, pero igual ocurrió con Ellsbury. El único con presencia en cada tarjeta fue Curtis Granderson de los Yanquis, que terminó cuarto con 215 puntos, detrás de los 231 de José Bautista. Lo determinante fueron los 13 votos de primer lugar del derecho de Detroit, agregando 3 de segundo, 3 de tercero, 4 de cuarto, 1 de quinto, 2 de sexto y 1 de octavo. Michael Young, de Texas, obtuvo un voto de primer lugar, Ellsbury 4, Bautista 5, Granderson 3 y Miguel Cabrera 2. Fue una pelea brava.