•  |
  •  |

Rápidamente, Jimmy González ha entrado en calor. Da la impresión de haber nacido en un cajón de bateo, haciendo swing con sus pachas de leche. No ha necesitado ver muchos lanzamientos para abrirse paso envuelto en llamas hacia cifras llamativas. Después de 37 turnos a lo largo de 9 juegos, Jimmy dispara 17 cohetes para registrar 459 puntos, y hacer una seria advertencia sobre sus pretensiones de disputar el cetro de bateo de esta Liga Profesional con tanto desborde ofensivo, que ninguna ventaja es segura así falte un out, sin importar quién se encuentre en la colina.

En contraste, el espigado y violento tirador derecho Juan Carlos Ramírez, proyectándose hacia las Grandes Ligas, considerado un factor de seguridad para los Indios del Bóer, después de ganar 11 y perder 13 para el Reading en Doble A, sufrió su segunda derrota sin victorias, con una averiada efectividad de 5.40 en 21 inning y dos tercios, permitiendo 27 imparables incluyendo 7 dobles, 2 triples y 2 jonrones.

Estamos sorprendidos. No, no es posible que Elvin Orozco y Diego Sandino estén luciendo mejor que Juan Carlos frente al mismo bateo enemigo. ¿Será que su problema en la cadera ha regresado y lo está incomodando, o no está trabajando tan a fondo como el público y los directivos indios esperaban? El domingo, Juan Carlos lució bien en los dos primeros episodios frente al Chinandega, pero comenzó a derretirse en el tercero, fue bateado consistentemente en el cuarto, y explotado en el quinto. La inversión, no ha producido una victoria.

Agreguen al ruido provocado por Jimmy, la presencia de Renato Morales y Juan Oviedo en la cima de los bateadores con 440 y 417 puntos en 84 y 72 turnos, funcionando para el Oriental y el Chinandega. La leña nica ardiendo y prevaleciendo encima de todas las contrataciones, algo improbable en la vieja etapa de la Profesional, excepto cuando el formidable Duncan Campbell, dio el gran salto, a diferencia de esta nueva etapa, iluminada con la brillantez de Matamoros, Justo Rivas, Ofilio Castro y Jimmy. El agitado dominicano José Campuzano, que vio cortarse en 19 juegos su racha hiteadora, es el tercer bateador con average de 385, seguido de tres pinoleros, Elmer Reyes, el fluido atacante de los indios que registra 378, Esteban Ramírez del Chinandega con 377, y Ofilio Castro del Oriental marcando 354 puntos, sin duda, un alarde. Isidro Pantoja aparece instalado en el liderato de efectividad con su porcentaje de 2.00 en solo 18 entradas, en tanto Wilder Rayo es tercero con 2.66, superando ampliamente a Douglas Argüello (3.92 en 20 inning y dos tercios), Carlos Pérez Estrella (6.08) y Julio Raudez (6.17).

El torneo en su primer tercio de recorrido, se ha caracterizado por defensas agujereadas que multiplican las posibilidades de producir carreras, casillero en el cual destaca Juan Camilo del Bóer con 29 en 21 juegos.

dplay@ibw.com.ni